Versión clásica

Gante, el secreto mejor guardado de Europa

La joya flamenca oculta cuenta con un teatro de ópera, un puñado de museos, las iglesias más antiguas y muchos puentes sobre los dos ríos que serpentean a través de la ciudad.

Fotografía: Mercedes Toral

La verdadera alegría de Gante se encuentra al pasar una tarde en un bar al aire libre.

Ya sea tomando un café en invierno o instalado al sol en primavera con una cerveza belga, te mimetizarás con los lugareños y disfrutarás del buen ambiente que ofrece esta ciudad.

Si es posible, busca asiento en el Graslei, un lugar pintoresco del canal en el centro, con una gran vista de los puentes, las casas y los edificios medievales.

Fotografía: Martínezld

Súbete también a una bicicleta y explora el cercano barrio de Patershol, un pequeño laberinto de calles empedradas encantadoras, el imponente castillo de Gravensteen (Castillo de los Condes) y el campanario, reconocido por la Unesco.

El ambiente relajado invita a disfrutar de la vibrante luz iluminación nocturna de una ciudad universitaria y beber cava en el mercado de las flores el siguiente domingo por la mañana.

La catedral de San Bavón

Este magnífico monumento situado en la plaza Sint-Baafsplein se alza con toda su grandeza y es imposible de pasar por alto.

Fotografía: Martínezld

La Catedral de San Bavón, la iglesia parroquial más antigua en el corazón de Gante, está construida sobre una primera iglesia del siglo X y una románica del XII, dedicada a San Juan Bautista.

En la Edad Media, Gante era una ciudad rica y poderosa y podía permitirse la construcción de templos cada vez más grandes y ricos.

Así, en el transcurso de los siglos XV y XVI, la Iglesia de San Juan fue convertida en el majestuoso edificio gótico de la Catedral de San Bavón.

 

Los giros de la historia: de iglesia a catedral

¿Busca una escapada que sea distinta, especial? ¿Quiere salirse de los caminos trillados? Pues le damos la bienvenida, porque Gante es un lugar lleno de peculiaridades. También la Catedral muestra las amalgamas y extraños giros de la historia de la ciudad.

Fotografía: Mercedes Toral

En la cripta puede visitarse la antigua nave central, de estilo románico. 

En el siglo XV se decidió sustituir el edificio románico con un templo gótico de mayor tamaño, completado en 1559.

En 1540 la iglesia se convirtió en sede del Cabildo de San Bavón, con lo que pasó a estar bajo la advocación de este santo. 

Fotografía: Mercedes Toral

Luego, en 1559, se transformó en la catedral de la diócesis de Gante.

A rebosar de tesoros artísticos

La Catedral de San Bavón tiene una rica historia y en su interior aloja asimismo una serie de tesoros que hacen la boca agua a todo amante del arte: el altar mayor, barroco y realizado en mármol blanco, negro y pardo veteado, el púlpito rococó en roble, madera dorada y mármol, una gran obra de Rubens (La entrada de San Bavón en el monasterio de Gante), el Tríptico del Calvario de Justo de Gante, la lámpara gótica, las tumbas monumentales de los obispos ganteses… y naturalmente el mundialmente famoso Cordero Místico.

Fotografía: Martínezld

En el interior de la Catedral puede contemplar el esplendor beatífico de La Adoración del Cordero Místico, de los hermanos Van Eyck. Descubra todas las místicas curiosidades de esta apreciada obra de los Primitivos Flamencos. ¿Quiere visitar la propia pintura? Consulte el horario de la Capilla del Cordero Místico de la Catedral de San Bavón.

Dato interesante: para darle la oportunidad de contemplar también los paneles exteriores del Cordero Místico en toda su gloria, este políptico magistral de los hermanos Van Eyck se cierra cada día entre las 12:00 y las 13:00. Las entradas de acceso a esta capilla se venden hasta unos 15 minutos antes de la hora de cerrar.

.

El Castillo de los Condes

En una escapada a Gante no puede faltar una visita a la imponente fortaleza dentro de la ciudad: el Castillo de los Condes de Flandes.

Fotografía: Wikipedia/Fpascualgo

Este destacado monumento ha tenido una existencia de lo más convulsa, estrechamente vinculada a la compleja y a menudo agitada historia política y social de la ciudad.

Se trata del único castillo medieval con foso que queda en Flandes con un sistema de fortificación prácticamente intacto.

Visitarlo le proporcionará una visión completa de la cultura caballeresca del siglo XII.

Fotografía: Mercedes Toral

Están abiertos a visitas la portería, la muralla, la torre del homenaje, la residencia condal y los establos.

 

Escalofriantemente interesante

Tome la larga escalera de caracol hasta el último piso del Castillo de los Condes de Flandes y llegará a un particular lugar.

Aquí están el Museo Judicial, con una singular colección de instrumentos de coerción y tortura, y el Museo de Armas. 

El Castillo de los Condes de Flandes acoge también gran cantidad de actividades culturales, eventos e iniciativas, por ejemplo durante las Fiestas de Gante. Y muchas parejas gantesas eligen este sitio para darse el “sí quiero”.

Fotografía: Martínezld

También podrá saber más sobre la ocupación del castillo por parte de estudiantes rebeldes en 1949. Reserve un momento para explorar esta fortaleza y conozca la historia de la “Batalla por el Castillo de los Condes de Flandes”.

 

La torre del homenaje, símbolo del poder condal

Adéntrese en la historia de esta majestuosa fortaleza, que se remonta a la ocupación romana, cuando ya había un primer asentamiento en un banco de arena del Lys.

En la Edad Media, tras un breve paso de vikingos en campaña de pillaje, los Condes de Flandes reformaron las construcciones de madera de entonces para edificar una torre del homenaje rodeada de un muro de piedra con 24 torres.

Fotografía: Mercedes Toral

Este imponente edificio se alzaba claramente, con su arquitectura militar, como símbolo del poder condal en la agitada Gante.

El conde Felipe y su castillo, manifiesto de poder.

Lo que buscaba el conde Felipe de Alsacia (1168-1191) era mostrar quién mandaba aquí. 

Una inscripción en latín sobre el portón de entrada indica que fue este noble quien construyó el castillo en 1180.

La sensación de riqueza y señorío que tenía en su fortaleza se vuelve palpable si uno está entre las almenas, en lo alto de la torre, con la vida de la ciudad a sus pies.

El medievo deja sitio a la Revolución Industrial

En cuanto empiece a conocerlo, verá cómo le fascina el azaroso relato del Castillo de los Condes de Flandes.

Fotografía: Martínezld

A finales del XVIII fue vendido a particulares y acabó siendo convertido en un complejo industrial.

En 1807 pasó a albergar una hilandería de algodón y los edificios anexos funcionaban como exiguo alojamiento para unas cincuenta familias de trabajadores.

Con la partida de la empresa y los trabajadores, el castillo, totalmente en ruinas, era casi material de derribo.

 

De lugar de tortura a monumento.

Para los ganteses, el Castillo de los Condes de Flandes se había vuelto un símbolo de abuso de poder, opresión feudal, horrorosos métodos de tortura e intolerante inquisición

Fotografía: Wikipedia/Torsade de Pointes

Desde su restauración, ha pasado a adquirir un nuevo significado y gran prestigio como uno de los principales lugares de interés de Gante, entre otras cosas gracias a la Exposición Universal que se celebró en la ciudad en 1913.

¿Visitar el Castillo de los Condes? ¡Esencial!

¿Quiere entrar en las profundidades de la historia de Gante? Pues el lugar perfecto es el Castillo de los Condes de Flandes. Gante: llena de encanto histórico y vida contemporánea.

 

Mas info:

Fecha de inicio: 01-11-2018

Fecha fín: 30-11-2018

Lugar: Gante

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.