Versión clásica

El Castillo de Guardo (Palencia)

En el siglo X, Guardo aparece mencionado por primera vez, con el nombre de “Buardo” o “Boardo”, como aldea vinculada al Monasterio de San Román de Entrepeñas en un documento de cesión de propiedad. Guardo fue repoblada por Alfonso III. Del año 1636 al 1801, Guardo perteneció a la provincia de Toro.

Fotografía: Rodrigo Lombraña

En el sistema defensivo de Alfonso I, esta villa suponía una posición estratégica que permitía controlar una extensa zona y cruce de comunicaciones.

Convertido en parte del señorío de los Condes de Saldaña, su castillo -situado en un estratégico otero en las orillas del río Carrión- sirvió para vigilar las posibles razzias musulmanas y controlar la frontera entre el Reino de León y el Condado de Castilla.

Dicho Castillo dividía los reinos de León y Castilla estando rodeado de una gran muralla que se mantuvo hasta 1895.

En el siglo XIII, el Rey Alfonso VII ordenó «mantener el castillo de Guardo y las huestes que lo habitan siempre guarnecidas». La fortaleza dispuso de una torre para vigilar el paso, una ermita dedicada a Nuestra Señora del Castillo que estuvo en pie hasta finales del siglo XIV, y una necrópolis. La desaparición total del castillo se produce a finales del siglo XIX, cuando sus piedras se utilizan para la construcción del tren de vía estrecha Bilbao-La Robla.

Fotografía: Rodrigo Lombraña

El castillo estaba emplazado sobre un otero a 1.150 metros de altura. A mediados del siglo XIX ya se encontraba arruinado y se mantuvo en pie hasta finales de ese siglo.

Hoy sólo se conservan los restos de una torre y de la muralla que le rodeaba. Al parecer las explosiones en unas canteras próximas provocaron el derrumbe de sus muros, cuyas piedras fueron empleadas en las obras del ferrocarril minero.

Las excavaciones realizadas hace unos años permitieron sacar a la luz diversos restos de la torre, que parece seccionada horizontalmente. Así, el muro NE, único que se muestra entero, tiene una longitud de 14 metros y una anchura de 2,50 metros. Se asienta sobre un zócalo que sobresale medio metro. Su altura máxima, debido a las irregularidades del terreno, es de 1,70 metros

Fotografía: Rodrigo Lombraña

De los lienzos NO y SE son visibles 8 y 3,5 metros, respectivamente, al estar el resto oculto bajo el terreno. La anchura es también de 2,50. Todo el conjunto esta construido con mampostería.

Rodea por el NE y SE una barrera que se separa apenas medio metro de la torre, conservándose una altura máxima de 1,40 metros

Leer mas: http://www.castillosdepalencia.es

,…

Las piedras del Castillo fuero usadas en la vía del ferrocarril La Robla-Bilbao. Fotografía: Rodrigo Lombraña

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.