Versión clásica

La Iglesia múdejar de la Asunción en Aldeaseca de la Frontera (Salamanca)

La Iglesia de La Asunción de Aldeaseca de la Frontera  es de estilo románico-mudéjar, consta de tres naves separadas por arcos formeros. Destaca en la misma el ábside, decorado con dos filas de arcos ciegos superpuestos, sobre un zócalo macizo. La torre fue erigida en el siglo XVI. En su interior cabe señalar el púlpito (del siglo XV) y el retablo (de estilo barroco).

Fotografía: Ramajero. Wikipedia

Se cree que Aldeaseca de la Frontera fue una aldea surgida durante la repoblación del siglo XII por el Conde de Borgoña.

Bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción, la iglesia se levanta en una zona elevada del pueblo, rodeada por un pretil de ladrillo rematado con piedra de granito. Éste sirvió durante mucho tiempo de Calvario, con 14 cruces de las que actualmente tan sólo se conservan 8.

Su primera advocación fue de Nuestra Sra. del Castillo, porque la iglesia debió formar parte de un edificio defensivo en la zona fronteriza entre los reinos de Castilla y León. Fue cambiada a la actual de la Asunción en el siglo XIX. De fábrica románico-mudéjar, fue reformada en el XVI, conservando el ábside semicircular, el muro de la epístola y la portada.

El ábside es la parte más primitiva de la iglesia, del románico del ladrillo (s.XII). Está decorado con tres niveles de arcos de medio punto doblados, salvo en los extremos que son simples. En el cuerpo intermedio se abren tres ventanas propias del románico, en forma de saetera, y en su interior, se cubre con bóveda de cuarto de esfera. En la parte inferior hay una decoración de arcos de medio punto ciegos.

Fotografía: Ramajero. Wikipedia

En los trabajos de restauración de los años 80 se retiró afortunadamente el retablo barroco del altar mayor que se encontraba muy deteriorado, lo que dejó al descubierto el ábside y unas pinturas góticas, que representan la Anunciación. Entre Gabriel y María se abre la ventana central del ábside, lugar por donde entra el sol al amanecer, símbolo de Cristo, Sol que nace de lo alto y Palabra hecha carne, que ha venido a este mundo para ser luz que brilla en las tinieblas (cf. Jn 1, 5).

El presbiterio se alarga con una bóveda de cañón sobre arco fajón doblado. En el interior se conservan algunos capiteles románicos, fuera de su primitivo contexto, de carácter vegetal y figurativo. Estuvieron sustentando los arcos la nave central de la iglesia, antes de su modificación en el siglo XVI, fueron encontrados bajo el suelo de coro en aquella restauración de los años ochenta. La torre que se eleva sobre la nave del presbiterio, construida en el siglo XVI, realza en el exterior el ábside románico. Los altares barrocos laterales son de mediados del XVIII, en ellos se exhiben columnas salomónicas que evocan a la Eucaristía. Preside el retablo de la nave de la epístola el Cristo del Castillo (S.XIII), de tamaño natural, repintado posteriormente y necesitado de una restauración que le devuelva a su belleza original. Por debajo está el sagrario en cuya puerta está pintado el símbolo eucarístico del pelícano.

Todo el templo está cubierto de lápidas de pizarra; entre ellas se encuentra la sepultura de Antolina de Tapia y Benito de Catañeda, (s.XVI), fundadores de una capellanía de las Ánimas Benditas.

En los trabajos de restauración mencionados, se descubrieron una portada en cuyo tímpano aparecieron restos de pinturas en los que se distingue una Coronación de la Virgen de finales del gótico; un imagen tallada en piedra de estilo gótico y otra de la Virgen con el niño, a la que le falta la cabeza. También se reformó el púlpito (de finales del s.XV comienzos del XVI) en cuya base se sostiene la imagen de la estilizada Virgen del Castillo (s.XVI). El altar de granito que estaba colocado en el presbiterio se trasladó a la capilla de la Virgen del Rosario, una talla sencilla del s.XVI.

La limpieza de las paredes de la Iglesia sacó a la luz una acogedora iglesia románico-mudéjar, que invita a la contemplación. En los últimos años se ha reubicado la sacristía junto al altar mayor y dentro de ella se ha habilitado un baño. Se ha trastejado el templo y recientemente se han cambiado los yugos de madera de las campanas, instalándose un sistema electrónico con diferentes tipos de toque. Todo costeado con la aportación de los fieles de la parroquia.

Fuente y más info: http://www.diocesisdesalamanca.com

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.