Versión clásica

Ciudad Rodrigo, bastante más que una Ciudad de paso.

En los confines de este viejo Reino, allá en la “Raya” con Portugal y a poco más de 80 kilómetros de Salamanca se encuentra ubicada esta pequeña e histórica ciudad llamada Ciudad Rodrigo.

Fotografía: Martínezld

.

Para mí es difícil escribir sobre esta preciosa Ciudad, que además pertenece –por méritos propios- a ese exclusivo grupo de los pueblos más bonitos de España. Mejor tarjeta de presentación es imposible.

Fotografía: Martínezld

Hace años llegué a ella por casualidad, camino de Fátima  y Coimbra,  y me enamoró. Fue una parada breve para “estirar las piernas” y algo se respira en el ambiente mirobrigense que me cautivó.

Desde ese año fueron varias las visitas que he realizado a Ciudad Rodrigo, siempre con prisas, siempre de paso camino de Portugal. Por ello siempre he asociado Ciudad Rodrigo con una Ciudad de paso. El año pasado en el puente del primero de mayo pude, por primera vez, disfrutar plenamente de esta Ciudad y de la ruta de las fortificaciones de frontera. Por fin iba a conocer Ciudad Rodrigo como me gustaría. Y la conocí. Y  por supuesto no me defraudó.

Fotografía: Martínezld

Y este año, en el mes de mayo, invitado por Turismo de Ciudad Rodrigo he vuelto a disfrutar de esta Ciudad y esta vez guiado por auténticos y genuinos mirobrigenses, enamorados de su Ciudad ¡un lujazo! Ha sido una experiencia cuasi mágica, simplemente fantástica, disfrutando de su historia, de sus rincones, de su gastronomía,  y lo que es más importante, disfrutando de la hospitalidad de sus gentes. Porque Ciudad Rodrigo es ante todo una Ciudad que enamora. Enamora su historia, enamora su arte, enamoran sus edificios, enamora su buena mesa, y enamora, para los que somos más prosaicos, ese sabroso “farinato”.

Porque a los que nos gusta la historia, nuestra historia y nuestra tierra, es Ciudad Rodrigo una de esas ciudades que das una patada en un rincón y te cae un compendio de historia y de regalo el “summa artis”. Porque por encima de todo Ciudad Rodrigo, permitidme insistir, es pura historia.

Fotografía: Martínezld

En la antigüedad, esta era la tierra de los vetones, un verraco en la plaza del Castillo nos lo recuerda, mientras que de su pasado romano queda el gentilicio de sus gentes “mirobrigenses” (¡qué bella palabra!) y las tres columnas de un antiguo templo que hoy son el emblema de su escudo. Y de su época de mayor esplendor, la de los Reyes Católicos, ha quedado un casco urbano plagado de palacios y casas señoriales.

Tras la invasión musulmana de la península ibérica, tiene lugar su primera reconstrucción y repoblación en torno al año 1100 por el conde Rodrigo González Girón, quien da nombre a la Ciudad. Pero es a partir de 1161, cuando Fernando II de León lleva a cabo la repoblación de la ciudad y la dota de una muralla de dos kilómetros de perímetro y siete puertas. Un imponente mural a la entrada de la Ciudad en la puerta de Amayuelas nos lo recuerda.

Fotografía: Martínezld

Hay un hecho en Ciudad Rodrigo que pasa totalmente desapercibido incluso para sus propios habitantes y que demuestra la importancia de esta Ciudad en la Edad Media. Ciudad Rodrigo fue una de las Ciudades que acudieron a la Curia Regia celebrada en León en 1.188 convocadas por el joven rey zamorano Alfonso IX de León y que ha sido considerada por la UNESCO el inicio de parlamentarismo. Y acuden los representantes de las Ciudades más importantes de de la época a unas Cortes que lo eran de un Reino y no solo de la Ciudad de León. Junto con Ciudad Rodrigo también acudieron Salamanca y Ledesma, del sur de este “olvidado” Reino que además de dar días de gloria a la historia de España, le ha dado el segundo cuartel de su escudo.

Fotografía: Martínezld

Y es en esa época cuando probablemente empezase la construcción de la catedral, aunque la mayor parte de la misma es obra de los siglos XIII y XIV y mezcla de distintos estilos artísticos que van desde el románico hasta el neoclasicismo.

No voy a describir ni aconsejarte lo que ver en Ciudad Rodrigo, para eso está Google que te facilitará toda la documentación e información que precises y sobre todo l@s “chic@s” de la oficina de Turismo, quienes te darán todo lujo de detalles sobre qué ver y qué hacer en su Ciudad. Yo por el contrario permitidme que os hable de Ciudad Rodrigo como  una ciudad de sensaciones.

Fotografía: Martínezld

Se atribuye a Florencia y a Stendhal el famoso síndrome o estrés del viajero que lleva su nombre. Pues bien si tiramos de Wikipedia (todos sabéis de mi gusto por esta enciclopedia) nos dice que “es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión, temblor, palpitaciones, depresiones e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a obras de arte, especialmente cuando estas son particularmente bellas o están expuestas en gran número en un mismo lugar. También suele suceder ante escenarios históricos, como ser campos de batalla, palacios, ruinas históricas o lugares en los cuales se hayan producido hechos muy importantes”.  Pues bien, todo esto también te puede ocurrir en Ciudad Rodrigo.

Fotografía: Martínezld

No se debe uno perder ese atardecer sobre el Puente Mayor de Ciudad Rodrigo desde el Castillo de Enrique II que desde 1929 es parador de Turismo. Sus muros cobijan mil y una leyendas, mil y una historias. Porque recordad que Ciudad Rodrigo es pura historia.

Tras esta primera experiencia os diré una segunda: al caer la noche dad un paseo nocturno rodeando la Ciudad viendo la extraordinaria iluminación de algunos de sus principales monumentos  que resalta, por ejemplo, la belleza y sencillez de su Catedral o la majestuosidad de sus murallas. Comenzad, pues, la ruta saliendo del Castillo, hoy Parador, lugar donde acaecieron acontecimientos tremendamente importantes vinculados a los nobles y habitantes de esta Ciudad y en donde al anochecer podréis apreciar preciosos contrastes de diversas luminosidades leds resaltando la armonía de su traza y la elegancia de sus lienzos.

Fotografía: Martínezld

De ahí a la Plaza Mayor, en donde se encuentra el Ayuntamiento de estilo renacentista al que en 1903 se añadió el ala de la derecha. Seguimos hacia la plaza del buen Alcalde, capilla Cerralbo  y la Catedral.

Al salir por la puerta Amayuela te encuentras a nuestro Fernando II, con semblante serio y cara de pocos amigos. Y es que ya se sabe que los leoneses somos así de toscos. Y comienzas a rodear la muralla encontrándote con diversas escenas medievales para entrar de nuevo al casco antiguo por la puerta del Sol. Te contaremos un secreto: Aquí también tiene su puerta del Sol, más antigua que la de la villa y corte.

Fotografía: Martínezld

Y todo recto llegas de nuevo a su Plaza Mayor que de noche muda sus galas. ¡Ay! Esa noche mirobrigense. Toda vuestra, descubridla. Perdeos por su callejuelas, por sus rinconadas. Cada calle es un cuadro de sensaciones y de experiencias. Recuperad  el arte de hacer fotos en blanco y negro para darle un aire retro a tus fotografías apoyándoos en la fuerza del blanco y negro y la belleza de cada calle de la Ciudad. Cada rincón fotografiado, cada angosta calle se torna en una obra de arte.

Fotografía: Martínezld

La noche mirobrigense tiene un nombre propio “la Ruta de los Malditos”, teatralización de diversos y oscuros acontecimientos acaecidos en esta Ciudad a lo largo de su historia. Finalizada la ruta es tiempo de tomar una copa en los pubs y bares de la Ciudad. La noche finaliza cuando el cuerpo pida ir al hotel a descansar.

No te lo debes perder

Aunque al principio de artículo te dijimos que no  íbamos a aconsejar lo que ver en Ciudad Rodrigo, que para eso está Google y l@s chic@s de turismo de Ciudad Rodrigo, al final me puede la pasión que tengo por esta Ciudad y permitidme unos breves retazos a modo de gruesas pinceladas de aquello que  no te debes perder.

Fotografía: Martínezld

La coqueta catedral de Ciudad Rodrigo encabeza esta lista. Sí, habéis leído bien, la “Catedral” de Ciudad Rodrigo, puesto que  es sede episcopal desde los tiempos de Fernando II de León. Una de las seis Catedrales del Reino de León (os  las enumero para que nos las busqueis en la Wikipedia: León, Astorga, Zamora, Catedral Vieja de Salamanca, Catedral Nueva de Salamanca y Ciudad Rodrigo). Su coro (Con algunos guiños a lo obsceno que te invito a descubrir)  y su vídeo mapping proyectado sobre el pórtico del Perdón o de la Gloria son quizás los dos elementos más desconocidos de la misma. Durante la invasión napoleónica este templo fue también polvorín y fortaleza, y hoy en día aún puede verse en su torre con claridad el rastro de los bombazos.

Fotografía: Martínezld

Al lado de la Catedral se encuentra la capilla de Cerralbo de estilo herreriano, levantada «para hacer sombra a la catedral» como panteón funerario de la familia Pacheco tras la negativa del Cabildo de la Catedral a derribar parte de la capilla mayor para hacer una girola para enterramiento de dicha familia.

Como toda Ciudad que se precie de tener un pasado tan históricamente intenso como el de Ciudad Rodrigo, esta Ciudad también tiene su castillo, hoy convertido en Parador Nacional de Turismo.

Fotografía: Martínezld

A pesar de que se le conoce con el nombre de Castillo de  Enrique II, fue sin embargo uno de sus antecesores, Fernando II de León quien mandó construirlo sobre una fortificación primitiva de la villa. En 1372, sería de nuevo reconstruido, esta vez por Enrique II de Trastámara, quien contrató al arquitecto zamorano Lope Arias Jenízaro. En una placa sobre el arco de entrada al recinto, figura la fecha de su construcción: el 1 de junio de 1372. La fortaleza se desarrolla en torno a la torre del homenaje, una torre cuadrada de dos pisos de 17 metros de lado y en torno a esta torre, se desarrolla un muro con dos pequeñas torres cuadradas en sus extremos.

Fotografía: Martínezld

No te debes ir de Ciudad Rodrigo sin visitar el renacentista Palacio de los Águila, también llamado Casa del Príncipe o del Marqués de los Altares y que es el palacio de mayores dimensiones de la ciudad ocupando una manzana sin tener edificaciones anejas. Su portada adovelada está enmarcada por un alfiz. Este palacio fue declarado monumento histórico artístico en 1969 y restaurado en el año 2000.

Fotografía: Martínezld

En su interior además de dos patios, uno de ellos, plateresco de doble arquería se encuentra el  Museo de la Guerra de la Independencia en dode se expone una de las escasas máscaras mortuorias de Napoleón realizada en 1833 por su médico personal, Francesco Antommarchi, a partir del molde que elaboró del rostro de Napoleón dos días después de certificar su defunción en la Isla de Santa Elena. En el museo de la Guerra de la Independencia se exponen además ochenta y dos láminas pertenecientes a la quinta edición de los Desastres de la Guerra, de Francisco de Goya y Lucientes, realizadas en 1923 a partir de las planchas originales grabadas por Goya entre los años 1810 y 1815.

Fotografía: Martínezld

También en este museo se muestra las consecuencias de los dos sitios que sufrió la Ciudad, tanto el del año 1810 como el del año 1812, las características del enfrentamiento y de cada uno de los ejércitos así como de la vida cotidiana de la época, sin olvidar las batallas más importantes en las que se enfrentaron los ejércitos español y aliado para reconstruir la historia de hace dos siglos y reivindicar la relevancia de la Tierra de Ciudad Rodrigo en la historia de la Guerra de la Independencia. De la importancia de Ciudad Rodrigo en este periodo de la historia de España ha supuesto que en el Arco de Triunfo parisino figure el nombre de esta Ciudad.

Del paso de los franceses por la Ciudad también se conserva en la muralla, la llamada “brecha”, lugar por donde entraron las tropas que liberaron la ciudad el 19 de enero de 1812.

Fotografía: Martínezld

La Wikipedia nos señala que esta es la época más crítica en la historia de la ciudad y de su entramado urbano, pues sufrió importantes daños que aún se observan en la ciudad durante los dos sitios (el sitio francés de 1810 y el aliado de 1812). Durante el sitio francés de 1810 el Mariscal francés Michel Ney tomó la plaza de Ciudad Rodrigo el 9 de julio tras un sitio de 24 días. Las tropas españolas del Mariscal Andrés Pérez de Herrasti hicieron una valiente defensa, rindiéndose sólo cuando los franceses abrieron una brecha en las murallas. El sitio retrasó durante un mes la tercera invasión de Portugal del Mariscal francés André Masséna.

Fotografía: Martínezld

Un año y medio más tarde, estando el ejército francés de retirada, el general británico Wellington iniciaría el 9 de enero el llamado Sitio de Ciudad Rodrigo de 1812. Finalmente, tomaría la ciudad a los franceses la noche del 19 de enero tras abrir dos brechas en las murallas. Durante el sitio murieron los generales británicos Henry Mackinnon y Robert Craufurd. Tras la captura de la plaza, Wellington dirigió su ejército a Badajoz. En recompensa por la liberación de la ciudad, a Wellington se le dio el título de Duque de Ciudad Rodrigo (City Rodrigo Duke, que dicho en un inglés castizo suena como a pub británico).

Fotografía: Martínezld

Otro museo que te asombrará es el museo del orinal, ubicado en un edificio construido en piedra del siglo XVIII, que fue parte del Seminario Diocesano y en donde la  humana necesidad de miccionar, dicho de forma fina,  ha sido elevada a la categoría de obra artística. Más de 1320 orinales forman el fondo de este museo dedicado a los recipientes y artilugios que a lo largo de los tiempos se han dedicado a recoger los flujos anales y uretrales del ser humano (permítaseme lo escatológico de la denominación), inaugurado en el año 2006 gracias al tesón de su fundador, D. Jose María del Arco Ortiz y el apoyo económico del Ayuntamiento.

Fotografía: Martínezld

Alguien señaló lo dura que es la vida del turista, sin embargo en Ciudad Rodrigo es todo lo contrario, una ciudad tranquila, relajada, sin prisas y con una contundente gastronomía para recuperar fuerzas  que hará resucitar a un muerto.

De la gastronomía, quédate con dos palabras mágicas en esas tierras: “Hornazo” y “Farinato” (sobre todo esta última) sin olvidarte de las deliciosas viandas y embutidos de la tierra o la carne de  ternera morucha, de exótico nombre, pero de mejor sabor.

Fotografía: Martínezld

Pero sobre todo no debes irte de Ciudad Rodrigo sin probar su plato estrella: El farinato (manteca o grasa de cerdo, pan, harina, pimentón, cebolla, ajo, sal, anises y aguardiente son los ingredientes de este embutido). ¡Ay… esos huevos fritos con farinato! son simplemente pura gula, un tremendo manjar. Su origen se halla en la necesidad que las gentes del campo tuvieron en el pasado de aprovechar la manteca de cerdo, obteniendo de esta manera una materia prima asequible y de gran aporte energético, y tras un día de intenso turisteo se torna en imprescindible.

La ruta de las fortificaciones de frontera

Si solo la visita a Ciudad Rodrigo da para un fin de semana sin prisas, la ruta de las fortificaciones de frontera es ideal para un puente o unas minivacaciones. Una ruta que abarca el Fuerte de la Concepción, Aldea del Obispo, San Felices de los Gallegos, o Almeida, Castelo Branco ya en tierras portuguesas.

Fotografía: Martínezld

Puedes, mejor dicho, debes realizarla usando de base Ciudad Rodrigo puesto que las distancias son relativamente cortas lo que te permitirá descubrir esta ruta tan desconocida como apasionante.

El fuerte de la Concepción

Este fuerte del siglo XVIII conocido como Real Fuerte de la Concepción se encuentra situado a escasos kilómetros de Ciudad Rodrigo cerca del pueblo de La Aldea del Obispo, es considerado por muchos como el mejor ejemplo de fortaleza abaluartada diseñada por el ejército español.

Fotografía: Martínezld

Fue volado durante la Guerra de la Independencia y desde entonces estuvo abandonado hasta su restauración entre los años 2006 y 2012, tras las cuales abrió al público como hotel y restaurante especializado en gastronomía de la comarca. Dicha obra recibió en 2014 el premio a la mejor restauración de un edificio militar en España.

En 2014 la UNESCO instruía el expediente internacional para convertirlo Patrimonio de la Humanidad.

Hoy en día la cadena hotelera Hotusa gestiona este magnífico hotel, que es un lugar ideal para un fin de semana tranquilo, romántico o simplemente para desconectar del mundo. 35 habitaciones componen este singular complejo hotelero ubicado en lo que fue este fuerte fronterizo mandado edificar con Felipe IV.

Fotografía: Martínezld

.

Siega Verde

Mientras que Altamira en Cantabria se lleva todos los honores, Siega verde es un poco la hermana pobre del arte prehistórico.

Fotografía: Martínezld

Hermana pobre en cuanto al grado de conocimiento de la gente de este sitio prehistórico y su promoción turística, no en cuanto a la calidad de este yacimiento arqueológico  ya que el arte paleolítico Ibérico tiene aquí uno de sus principales y mejores exponentes.

Este yacimiento rupestre que se encuentra en Villar de la Yegua, a orillas del río Águeda, a 15 kilómetros de Ciudad Rodrigo,  fue descubierto en octubre de 1988 por Manuel Santonja, director del Museo de Salamanca, en aquel momento, gracias a un pastor del entorno cercano.

Fotografía: Martínezld

Las figuras inventariadas fueron realizadas por piqueteado, incisión y abrasión; representaciones de équidos, uros, ciervos y cabras, entre los más comunes, y otros como renos y bisontes, especies hoy extinguidas en estas latitudes, o rinocerontes lanudos, propias de climas fríos, y que denotan el carácter Paleolítico de estos grabados. Tan paleólitico como el atrofiado cerebro de los gamberros que las intentaron destrozar.

No hay adjetivos para calificar esta visita. Permitidme resumirla en uno: Magnífica. Simplemente magnífica. Este conjunto paleolítico representa, a juicio de la Unesco, el conjunto más excepcional al aire libre del arte paleolítico en la península ibérica. Además este año de 2018 ha sido galardonada con el distintivo “Patrimonio Rupestre Europeo” por parte del Itinerario Cultural del Consejo de Europa, que le permitirá desarrollar el proyecto “Paleoarte” con el yacimiento vecino de Foz de Côa.

Fotografía: Martínezld

.

Peñaparda y La Comarca del Rebollar

La Comarca del Rebollar se encuentra a unos 40 kilómetros de Ciudad Rodrigo siendo esta un sexmo de la antigua Tierra de Ciudad Rodrigo. La riqueza natural de la comarca ha hecho que en el año 1991 la Junta de Castilla y León delimitase preventivamente esta zona como espacio natural protegido a la espera de poderse declarar como parque natural u otra figura.

Fotografía: Martínezld

Para los amantes de la etnografía y de las tradiciones el pequeño pueblo de Peñaparda es gran arcón en donde sus habitantes guardan con mimo y esmero lo más valioso que tienen: Su ancestral cultura, sus raíces y sus tradiciones.

El rasgo cultural más característico de esta Comarca es la conocida como habla de El Rebollar «palra d’El Rebollal», que es una variedad local del altoextremeño, variante del idioma leonés y que todavía conservan alrededor de 4000 personas.

Otro elemento característico es el pandero cuadrado «panderu cuadráu» que se confecciona artesanalmente en el pueblo de Peñaparda  y  es un instrumento de origen asturleonés. Aquí se toca con una baqueta similar a la de un tamborilero y además la propia  forma de tocarlo hace de este instrumento algo único en el mundo.

Fotografía: Martínezld

Si coincide tu visita con alguna de sus fiestas o un acontecimiento importante, los vecinos de este pueblo celebran el evento con el baile de  Peñaparda. Peñaparda tiene cuatro bailes principales. Tres de ellos interpretables tanto al «panderu cuadráu» como a la gaita y el tamboril, forman el baile propiamente dicho, que son el «ajecháu», el «salteáu» y el «corríu y brincáu».

Existe otro baile más solemne que es el «ofretoriu», que se le bailaba a la Virgen del Rosario (primer domingo de octubre), y que es interpretado únicamente con gaita y tamboril.

Fotografía: Martínezld

Y la joya de la corona de este pequeño pueblo es su coqueto museo del lino, una ventana abierta al pasado como reza en su web. Como en todo museo etnográfico, el principal valor no reside en las piezas expuestas, sino en la historia que transmiten, reflejando el modo de vida de las gentes que viven en esta tierra.

El Museo tiene como hilo conductor el lino, y en él se muestra cómo era el proceso de elaboración de este tejido desde la siembra hasta el momento en que se llevaban las madejas al tejedor, además de fotografías, utensilios para la elaboración y diversos objetos elaborados en lino.

Visita a una dehesa de toros de lidia

La visita a las ganaderías de toros de lidia permite conocer el campo charro y al toro en su hábitat natural.

Fotografía: Martínezld

Acercarse hasta Fuenteguinaldo a la finca El guijo de Malvarín es una experiencia completa, única e inolvidable para observar de cerca al toro de lidia y otras razas vacunas, eso sí acompañados en todo momento por personas cualificadas a través de las cuales recibes una extensa explicación sobre la organización de una ganadería de lidia, la cría del toro, etc.

Que es una experiencia inolvidable no tengo la menor duda sobre todo si te acercas demasiado para fotografiarlos y ves al morlaco “alfa” coger carrera e ir a donde estás tú. Me gustaría explicar esta experiencia tranquilamente a esos que dicen que el toro es un animal herbívoro tranquilo, no agresivo y apacible.

Fotografía: Martínezld

.

Dónde comer

Fotografía: Martínezld

La carta del restaurante “La Bodega” está basada en la cocina casera y tradicional, formada por  una amplia oferta de carnes de muy buena  calidad, entre las que acaban de incluir la carne de morucha. Además podréis degustar los tradicionales asados de paletillas de cordero y tostones en su horno de leña. Un sitio ideal para probar el plato típico de Ciudad Rodrigo como  son los huevos fritos con Farinato. También ofrece una magnífica selección de ibéricos de bellota elaborados de su propia granja. Está en la avenida de Portugal ,11.

Fotografía: Martínezld

El restaurante Estoril, ubicado en la calle General Pando, 11 ofrece la cocina de siempre, con productos autóctonos de primera calidad elaborado con mucho mimo y sabores auténticos

Descárgate el Folleto Ciudad Rodrigo y la Frontera

Dónde alojarte: Guía de alojamientos de Ciudad Rodrigo

Descárgate el Desplegable de Ciudad Rodrigo y Almeida

Mas info:

 

Textos y fotografías: Martínezld

Fotografía: Martínezld

Fecha de inicio: 01-06-2018

Fecha fín: 30-06-2018

Lugar: Ciudad Rodrigo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.