Versión clásica

El Ayuntamiento de Salamanca rubrica la «Declaración Poitiers», que profundiza en la relación de las universidades y los municipios que las acogen

En el marco de la celebración de la Asamblea del Grupo Coimbra, que recaba adhesiones en aquellas ciudades en las que se reúne. El alcalde de Salamanca y el rector de la USAL subrayan la importancia de este acuerdo, al que se suma Salamanca como anfitriona de este encuentro celebrado con motivo del VIII Centenario.

Fotografía: Ayto. Salamanca

El Ayuntamiento de Salamanca se ha sumado este jueves a la ‘Declaración Poitiers’, un documento nacido en la conferencia ‘Universidad y ciudad’ celebrada en junio de 2016 en la ciudad que le da nombre en el marco de la Asamblea del Grupo Coimbra. Desde entonces, en cada reunión de este colectivo se procura que la ciudad que la acoge se comprometa.

La ‘Declaración Poitiers’, ratificada por el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, y el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, se basa en el convencimiento de que las Universidades desempeñan un papel central en el desarrollo de las ciudades en las que se asientan, a la vez que éstas representan un marco crucial y un catalizador fundamental para el desarrollo de las instituciones de Educación Superior, lo que propicia que se considere indispensable la colaboración tanto a nivel de ciudadanía como académico para fortalecerse mutuamente.

En ese interés por abrir las Universidad a la sociedad, la ‘Declaración Poitiers’ cree también prioritario avanzar aún más en las sinergias entre los gobiernos municipales y la gobernanza universitaria por el interés común en el crecimiento de las áreas del conocimiento, la cultura y la educación. Promueve, además, trabajar por el equilibrio entre investigación y docencia así como por la internacionalización de las actividades, un precepto del que la conmemoración del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca está siendo paradigma.

Este acuerdo insta, además, a repensar aspectos como las políticas de movilidad urbana, “con especial atención a las necesidades de la población estudiantil” o a promocionar el deporte, entre otras muchas actividades. De igual modo, reclama una apuesta por el emprendimiento vinculado a la investigación cuyos resultados, al menos los relativos al ámbito educativo, deberían revertir, sugiere, en los entornos regional, nacional y, principalmente, europeo.

Asamblea del Grupo Coimbra

La firma de la ‘Declaración Poitiers’ supone una de las actividades complementarias a la celebración de la Asamblea anual del Grupo Coimbra, que acoge la Universidad de Salamanca con motivo de su VIII Centenario.
Un total de 220 expertos, en representación de 39 universidades, trabajan por sintonizar con las necesidades del continente para poder darles respuesta desde el ámbito del conocimiento. De igual modo, analizan el trabajo realizado en los últimos doce meses y hacen balance del cumplimiento de los objetivos marcados.

La Universidad de Salamanca acoge la Asamblea del Grupo Coimbra

Tras la celebración del IV Encuentro Internacional de Rectores Universia, la Universidad de Salamanca acoge la segunda de las grandes reuniones institucionales previstas para este 2018 y enmarcadas en la programación del VIII Centenario.

Fotografía: USAL

Se trata de la Asamblea del Grupo Coimbra en la que, bajo el lema ‘Lecciones del pasado. Las universidades que miran hacia atrás en el futuro’, 220 participantes en representación de 39 universidades se centrarán en la forma de abordar los desafíos europeos actuales y en las herramientas que se activan en pos del desarrollo sostenible o la capacidad de las instituciones de Educación Superior para comprender las complejidades del mundo actual e intervenir en su transformación.

Del mismo modo, propone proyectarse a un horizonte cercano, el año 2050, para imaginar la universidad que está por venir. En ese marco, la cita quiere convertirse en un foro para reflexionar sobre el Espacio Europeo de Educación Superior cuestionándolo como experiencia de éxito y poniendo sobre la mesa la capacidad de las universidades para adaptarse a los cambios que ha ido exigiendo.

La Hospedería Fonseca es el lugar elegido para el encuentro de este colectivo, que pretende cumplir con los preceptos marcados por el Programa continental Horizonte 2020 y que, en el marco de un mundo en permanente transformación, trata de abordar cambios en pos de sociedades inclusivas, innovadoras y reflexivas. Sus miembros actúan bajo el mandato de las autoridades europeas, que esperan que las Universidades actúen como referencia para la sociedad en la que se integran planteando propuestas y, eventualmente, soluciones a sus desafíos cotidianos.

La Universidad de Salamanca comparte con las instituciones representadas en el evento la capacidad de ayudar a crear una actitud crítica como primer paso para enfrentar problemas comunes y abordar soluciones. Entre los participantes en la cita destaca la presencia de 34 rectores.

Declaración Poitiers

Entre las actividades incluidas en el programa de la Asamblea destaca la adhesión del Ayuntamiento de Salamanca a la Declaración Poitiers, que se produjo ayer jueves, 31 de mayo en el Consistorio salmantino.

El documento nacido en la conferencia ‘Universidad y ciudad’ celebrada en junio de 2016 en la ciudad que le da nombre, se basa en el convencimiento de que las Universidades desempeñan un papel central en el desarrollo de las ciudades en las que se asientan, a la vez que éstas representan un marco crucial y un catalizador fundamental para el desarrollo de las instituciones de Educación Superior. Eso, propicia que se considere indispensable la colaboración mutua.

La Declaración Poitiers cree prioritario avanzar aún más en las sinergias entre los gobiernos municipales y la gobernanza universitaria por el interés común en el crecimiento de las áreas del conocimiento, la cultura y la educación. Promueve, además, la internacionalización de las actividades, un precepto del que la conmemoración del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca está siendo paradigma.

Este acuerdo insta, además, a repensar aspectos como las políticas de movilidad urbana, “con especial atención a las necesidades de la población estudiantil” o a promocionar el deporte. De igual modo, reclama una apuesta por el emprendimiento vinculado a la investigación cuyos resultados, al menos los relativos al ámbito educativo, deberían revertir, sugiere, en los entornos regional, nacional e incluso europeo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.