Versión clásica

Brujas, la Venecia del norte

Cuando uno se imagina Bélgica, a menudo piensa en Brujas. Los canales serpentean a través de la ciudad como un collar de perlas, originando su merecido apodo de «la Venecia del Norte».

Fotografía: Martínezld

Fotografía: Martínezld

Con calles de adoquines, arcos de ladrillo, iglesias de piedra y puentes pintorescos, en ella es casi imposible tomar una mala fotografía. Si a esto le sumamos cisnes sobre el agua, carruajes tirados por caballos en las calles y narcisos en el parque el resultado es casi mágico.

Incluida en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, Brujas tiene el ejemplo mejor conservado de casco urbano medieval, dominado por el campanario de su Plaza Mayor. Con el centro cerrado a los coches, toda la impresionante belleza y la cultura de esta inolvidable ciudad se pueden explorar fácilmente a pie, o dando un paseo en barco por los tranquilos canales, algo que no debes perderte.

Aunque es una pequeña ciudad, para descubrir realmente las sorpresas de cada esquina, -desde boutiques de encaje y chocolaterías hasta tesoros arquitectónicos e históricos-, concédete el tiempo necesario para perderte felizmente en Brujas.»

Fotografía: Martínezld

Fotografía: Martínezld

Beaterio

Si te levantas temprano, visita el beguinaje en busca de un poco de tranquilidad. Si llegas antes que las masas a las 10:00h podrás ser capaz de disfrutar del entorno como estaba previsto. Este complejo amurallado de monjas es un tranquilo oasis respetuoso con canales bordeados de árboles, casas de dos aguas blancas y una iglesia sencilla. El cuadro verde en el centro está lleno de tulipanes en la primavera, y agrega un ambiente de reflexión y calma.

Museo del chocolate

Si alguna vez necesitas una excusa para comer más chocolate, el Museo del Chocolate es tu salvación. Con el sabor de un dulce bocado que lo acompaña desde la llegada hasta la salida, este museo educativo proporciona mucha información sobre la historia y el origen de este postre a base de cacao, y concluye con una demostración en directo de la fabricación del praliné.

Fotografía: Martínezld

Fotografía: Martínezld

Huisbrouwerij De Halve

Brugse Zot y Straffe Hendrik son dos deliciosas cervezas elaboradas en la única fábrica de cerveza familiar aún operativa del centro de Brujas, conocida como De Halve Maan. Esta fábrica de cerveza fue fundada en 1856 y se restauró y modernizó completamente en el 2005. Aquí, los visitantes pueden vivir el proceso de fabricación de la cerveza de primera mano y descubrir el fascinante mundo de la malta y los lúpulos. La cervecería también ofrece una impresionante vista panorámica de la hermosa ciudad medieval de Brujas.

Fotografía: Martínezld

Fotografía: Martínezld

La Grand Place y la Torre del Campanario

Esta gran plaza del mercado en el centro de Brujas es más un círculo que un cuadrado. Si estás parado en el centro de la gran estatua, puedes realizar un círculo completo y ver un anillo de edificios magníficos, incluyendo el campanario. Libre de coches desde 1995, deja que la gente vea, ya sea desde el punto de vista de un carruaje tirado por caballos o sentado en uno de los muchos cafés en los laterales del mercado.

No, no estás bajo los efectos de la fuerte cerveza belga que has estado bebiendo, esta torre del campanario medieval construida entre los siglos XIII y XV se está inclinando hacia el este un metro. Con sus 83 metros de altura, el campanario ofrece unas vistas asombrosas de la pintoresca ciudad. Si estás muy inclinado, puedes dirigirte a los empinadas y estrechos 366 escalones hasta la cima, lo que es una gran experiencia no apta para los que sufran del corazón, ya que las escaleras se hacen más pequeñas a medida que se sube. Puedes encontrar información sobre las campanas del campanario y el carillón que suenan cada cuarto de hora como lo han hecho durante casi siete siglos y medio, en un número de plantas, que ofrecen un respiro al arduo ascenso.

Fotografía: Martínezld

Fotografía: Martínezld

Historium

El Historium ofrece una experiencia totalmente envolvente de una hora de duración en la que la escenografía, las películas y la música se unen en una experiencia mágica. Las guías de audio, en tu idioma, te conducirán a través de siete habitaciones históricamente ambientadas que estimularán todos sus sentidos. La exposición interactiva asociada ofrece la perspectiva histórica y relata la vida cotidiana en el siglo XV, así como la historia de Brujas. Desde la terraza panorámica contigua, podrás analizar las similitudes entre la Edad de Oro y el siglo XXI. Al final de tu visita, podrás degustar una maravillosa cerveza belga en el Duvelorium para, a continuación, pasear por la tienda del Historium y por la chocolatería para llevarte un recuerdo de Brujas y de sus chocolates artesanales.

Fotografía: Martínezld

Fotografía: Martínezld

Museo Groeninge

Si los maestros flamencos te han embelesado, entonces, prepárate para satisfacer tu deseo en el museo de bellas artes de Brujas, que tiene una fabulosa colección de artistas como Van der Weyden, Van Eyck, Memling y Brueghel. Este pequeño museo está absolutamente repleto de maravillosas obras de arte de, entre otros artistas, los Primitivos Flamencos. Esta rica colección de pintura flamenca y belga que abarca seis siglos es una delicia.

Museo Memling

Ubicado en el Hospital de San Juan, el museo contiene seis obras de arte del artista flamenco Hans Memling, como la célebre Arqueta de Santa Úrsula.

Fotografía: Martínezld

Fotografía: Martínezld

Iglesia de Nuestra Señora

Esta hermosa iglesia actualmente en proceso de restauración hasta el año 2017 tiene el honor de ser la torre de ladrillo segunda más alta del mundo, y con 122,3 metros, es la torre más alta de Bélgica. Se tardó más de 200 años en construir a partir del siglo XIII-XV y es el hogar de dos tumbas de un duque y su hija, pero la mayoría de la gente viene a ver la estatua de la Virgen con el Niño. Hecha de mármol blanco, se trata de una preciada escultura creada por Miguel Ángel alrededor de 1504. Asegúrate de darte una vuelta por los alrededores ya que el Puente de San Bonifacio ofrece unas bellas vistas para hacer fotos.

Kantcentrum (Centro de Encaje)

Desde 2014, el Centro del Encaje se ha incorporado en la renovada escuela de las hermanas apostolinas. En el museo del encaje en la planta baja se muestra la historia del encaje en Brujas: instalaciones multimedia y testimonios de expertos internacionales se centran en los diversos tipos y su origen geográfico, y en especial sobre lo excepcional del encaje y la escuela de Brujas. Gracias a una pantalla táctil, el visitante descubre de manera interactiva el arte del encaje. En el taller del primer piso se hacen demostraciones (14.00-17.00h, excepto el domingo) y también se organizan diversos cursos.

(Una) breve historia de Brujas

La historia de Brujas se remonta al siglo IX, cuando fue fundada por los vikingos. De hecho, el nombre de Brujas (Brugge) se cree que deriva de la antigua palabra escandinava «Brygga» que significa» puerto «o» lugar de amarre. El río Zwin vinculaba el asentamiento al mar del Norte y muy pronto se convirtió en un importante puerto de comercio internacional.

Fotografía: Martínezld

Fotografía: Martínezld

La historia de Brujas está repleta de altibajos. En el siglo XII, Brujas ganó el estatus de ciudad, pero poco después el río Zwin comenzó a encenagarse. Brujas se adaptó mediante la creación de puertos exteriores en Damme y Sluis; simultáneamente, el transporte terrestre se hizo cada vez más frecuente. Los comerciantes de todo el mundo siguieron acudían en tropel a la ciudad para vender sus productos y comprar el internacionalmente aclamado paño flamenco, que se fabricaba en varias ciudades, entre ellas la cercana Gante.

En el siglo XIV, Brujas se convirtió en el almacén de las ciudades hanseáticas del norte de Europa. Varios países, como Italia, Alemania y España, tuvieron su propia representación en Brujas, por lo que se convirtió en un centro verdaderamente europeo donde diariamente se oían diferentes idiomas y donde se podían encontrar productos exóticos.

flandesLa riqueza de Brujas comenzó a declinar en el siglo XV, con la supremacía del puerto de Amberes y el inicio de la decadencia de la industria textil. Sin embargo, el arte y la arquitectura continuaron floreciendo  y se construyeron espléndidos edificios e iglesias de estilo gótico tardío, y la escuela de pintura flamenca (incluyendo Anthony Van Dyck y Hans Memling) produjo grandes obras.

A finales del siglo XVI, Brujas carecía de gran poder y a mediados del siglo XIX, Brujas era la ciudad más pobre de Bélgica. El siglo XX, sin embargo, trajo nueva vida, cuando la ciudad se convirtió en un destino turístico internacional y el patrimonio medieval de Brujas resultó ser una nueva fuente de riqueza para la «Venecia del Norte». El nuevo puerto de Zeebrugge (15 kilómetro de la ciudad, en la costa flamenca) trajo nuevos aires de desarrollos y nuevas industrias a la región.

Punto de información

Mariastraat 40, 8000 Brujas Tel.: +32 50 44 46 46

Fuente y más info: http://www.visitflanders.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.