Versión clásica

El turismo vuelve con fuerza durante agosto en la demarcación de Lleida

Todo el territorio de Lleida afronta el mes con optimismo, una vez eliminadas las restricciones en la ciudad de Lleida y en siete pueblos del Segrià, una de las trece comarcas de la demarcación. En la zona del Alto Pirineo y Aran, donde se localizan los principales espacios naturales del territorio, se mantiene una escasa incidencia de la Covid-19 y los establecimientos y empresas turísticas aplican con rigor los protocolos para garantizar la seguridad de los clientes.

LleidaEl sector turístico leridano está recuperando el pulso y, si no se produce ninguna incidencia sanitaria, se dispone a afrontar el mes con buenos niveles de ocupación en lo que respecta a los alojamientos y de actividad en cuanto a los deportes de naturaleza y de aventura. La escasa incidencia de la Covid-19 en la demarcación; la exhaustiva tarea de adaptación de las empresas del sector a la nueva situación (aplicando todos los protocolos sanitarios requeridos); el reinicio de las actividades lúdicas, deportivas y culturales, y la propia «idiosincrasia» del turismo leridano, fundamentado en buena parte en las actividades de naturaleza desarrolladas en grandes espacios abiertos y sin masificaciones (un turismo «saludable», en definitiva), han favorecido un progresivo retorno del turismo a la provincia, básicamente catalán pero también de comunidades como Valencia, Euskadi y Aragón, al que hay que añadir un pequeño porcentaje de visitantes franceses.

Por otro lado, el descenso de turistas de otros países se ha visto compensado por el incremento de turistas catalanes que han decidido no viajar al extranjero y sí hacerlo por el interior del país.

Incluso se da el caso de parajes como la zona del Segre Rialb, en el Prepirineo, que en la actual coyuntura se ha convertido en un destino turístico muy solicitado por su tranquilidad y por su escaso nivel de explotación turística. Se trata en su mayoría de grupos familiares, alojados en casas rurales, campings y hoteles pequeños, que realizan actividades acuáticas y deportivas alrededor del pantano de Rialb.

Cabe recordar que, además, el Patronato de Turismo de la Diputación de Lleida acordó invertir 680.000 euros para impulsar el sector turístico en la demarcación.

La mayoría de equipamientos turísticos han reabierto las puertas o lo harán en breve. Así, el teleférico de la Vall Fosca inició la temporada el 1 de agosto. Este servicio, que da acceso al Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, ha comenzado a funcionar este sábado, una vez subsanado un pequeño problema técnico, y con un estricto protocolo de seguridad. El servicio de teleférico va ligado con el servicio del bus del Parque que, desde el 1 de julio y hasta el 30 de septiembre, da servicio de La Pobla de Segur a Sallente.

El Tren de los Lagos, un recorrido turístico espectacular entre las ciudades de Lleida y La Pobla de Segur, reinicia la actividad el 22 de agosto con viajes semanales todos los sábados hasta el 31 de octubre, siempre con reserva previa. El itinerario, con vagones de época, atraviesa las sierras del Mont-roig y el Montsec, con paisajes espectaculares de paredes ásperas, desfiladeros y cuatro embalses, los de Sant Llorenç, Camarasa, Cellers y Sant Antoni, consiguiendo panorámicas espectaculares hasta completar un total de 41 túneles y 31 puentes.

El Castillo templario de Gardeny, en la ciudad de Lleida, ofrece visitas gratuitas todo el mes, con itinerario señalizado y todas las garantías de seguridad para los protocolos Covid-19.
Recordemos que los parques naturales de la demarcación (el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, el Parque Natural del Alt Pirineu y el Parque Natural del Cadí-Moixeró) ya han reiniciados las actividades y visitas guiadas, a la vez que se han puesto también en marcha equipamientos emblemáticos como el Parque Astronómico Montsec (la Noguera) o el centro de naturaleza Món Natura Pirineus.

Igualmente, ya es visitable el conjunto de monumentos como las iglesias románicas de la Vall de Boí, en la Alta Ribagorça, declaradas Patrimonio de la Humanidad; el Conjunto de Arte Rupestre de la Roca dels Moros de El Cogul (las Garrigues); la fortaleza ibérica de Els Vilars de Arbeca (las Garrigues); el convento de Sant Bartomeu de Bellpuig (el Urgell); la catedral románica de La Seu d’Urgell, y el monasterio cisterciense de Vallbona de les Monges (el Urgell).

Con la apertura del Museo de la Val d’Aran, funcionan ya los doce museos de la demarcación (con diversas actividades como visitas guiadas y teatralizadas), a los que se añaden la treintena de espacios museísticos de las comarcas leridanas.

Lleida dispone de una oferta amplia y de calidad de alojamientos de todo tipo repartidos entre las trece comarcas de la demarcación, y que han implementado estrictamente todos los protocolos sanitarios para garantizar una estancia segura a los visitantes. Cabe recordar que el territorio leridano cuenta con 415 establecimientos hoteleros, 62 campings, 655 establecimientos de turismo rural, 3.354 viviendas de uso turístico y 66 refugios, con un total de 93.753 plazas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.