Versión clásica

La plaza mayor de la Alberca

No debes dejar de ver la Plaza, y de detenerte en ella, en tu visita  a la Alberca. Con sus fachadas recorridas por dos series de balcones, con la luz de la cal, con sus soportales e hileras de columnas graníticas y con el crucero presidiéndola. Es, sin duda, el eje central de La Alberca.

Fotografía: Martínezld

La plaza ocupa el centro de la localidad con la fuente y crucero del siglo XVIII, en cuyo fuste están labrados los símbolos de la Pasión o “arma Christi” (látigo, tenazas, escalera, esponja, etc.) con efigie del Crucificado por un lado y de la Virgen en el opuesto, trasladado aquí desde el Tablado, en 1940.

La plaza es de planta rectangular irregular rodeada de edificaciones de dos, tres o cuatro plantas sobre pies derechos de madera o columnas de piedra, formando un recinto asoportalado de gran carácter pese a la reconstrucción de algunos edificios, que salvo excepciones han conservado la disposición original.

Fotografía: Martínezld

Hay que tener en cuenta la debilidad de los elementos de construcción que obligan a su reposición parcial, cuando no total de las viviendas. Remodelado el antiguo Hospital de Peregrinos frente al crucero y la fuente, son sin duda la “Casa Ducal” y el Ayuntamiento los dos edificios de más relieve, sin olvidar las antiguas escuelas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.