Versión clásica

Pedro Ansúrez, el noble leonés que fundó Valladolid: Una exposición nos recuerda recuerda su vida

El Archivo Municipal de Valladolid acoge una magnífica exposición con motivo del IX Centenario de su muerte. El noble leonés Pedro Ansúrez, fue conde en Liébana, Carrión y Saldaña, señor y fundador de la Ciudad de Valladolid  en cuya catedral está enterrado. La exposición se completa con 17 dibujos del vallisoletano Miguel Díez Lasangre.

Fotografía: Martínezld

Con motivo del IX Centenario de la muerte del Conde Ansúrez el Archivo Municipal de Valladolid ha organizado en colaboración con la Catedral de Valladolid la exposición ‘Ego comes Petrus. Pedro Ansúrez, caballero leal, 1118-2018’.

Esta exposición que repasa, a través de 27 piezas, la vida de este noble y la gestación de su leyenda, es un imprescindible para los amantes de la historia en general y en particular para todo aquel leonés que visite la Ciudad de Pisuerga.

Ego comes Petrus. Pedro Ansúrez, caballero leal, 1118-2018

Fotografía: Martínezld

Señala el folleto de la exposición «Ni los romances, ni los cantares de gesta, tan generosos con su contemporáneo Rodrigo Díaz de Vivar, se han prodigado en detalles sobre el Conde. Tan solo algunas crónicas medievales se detienen en su figura y nos presentan a un Ansúrez de grand consejo y de grand entendimiento, docto en lenguas árabes, que acompaña y protege al rey Alfonso VI en su exilio toledano por intercesión de la infanta Urraca.»

Fotografía: Martínezld

«A lo largo de los siglos, las crónicas, los romances y los relatos de los primeros historiadores se fundieron dando lugar a un discurso que uniendo algunos hechos históricos con otros legendarios, ayudó no solo a entender el personaje mítico, sino también a explicar los propios orígenes de la Ciudad de Valladolid. Así se forjó la leyenda del Conde Ansúrez».

Esta magnífica muestra comienza con sus orígenes familiares, para continuar con el importante papel que desempeñó como gran magnate en la corte de rey Alfonso VI  de León y conquistador de Toledo.

Fotografía: Martínezld

En la misma se dedica un apartado dedicado a la labor de Ansúrez como señor de Valladolid al que tradicionalmente se le ha considerado su fundador.

El cuarto capítulo se refiere al noble ya como conde de Urgel en nombre de su nieto Armengol VI, tiempo en el que se sitúa una de sus grandes logros militares: la conquista de Balaguer. Por último,la muestra se acerca a los últimos años de su vida, al servicio de la reina Urraca, y concluye con una mirada sobre la forma en la que la historia y la memoria han tratado al personaje.

El catálogo “Ego comes Petrus. Pedro Ansúrez, Caballero leal 1118-2018”

Paralelamente a la exposición y como parte de los actos previstos con motivo del IX centenario de su fallecimiento se ha editado un catálogo de 389 páginas, y una tirada de 500 ejemplares con el principal objetivo de  proporcionar una visión completa e integradora de la vida y de la época del conde Pedro Ansúrez que, sin desdeñar el papel de fundador de Valladolid que la memoria y la tradición le han atribuido, dé a conocer su dimensión como una de las principales figuras políticas de su tiempo, el tránsito de los siglos XI al XII, que es también el tiempo de Alfonso VI Rey de León y de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador.

Fotografía: Martínezld

Concebida como complemento de la exposición del mismo título que se puede ver hasta finales del mes de mayo en el Archivo Municipal de Valladolid, la obra tiene tres partes claramente diferenciadas.

En primer lugar, un conjunto de catorce estudios en los que reconocidos especialistas abordan la figura de Ansúrez desde distintas perspectivas: su época, su familia, su trayectoria, su memoria.

Le sigue el catálogo propiamente dicho, con las imágenes y las descripciones de las piezas que componen la exposición del Archivo Municipal.

Fotografía: Martínezld

Por último, el libro se cierra con la colección diplomática del conde Pedro Ansúrez; un estudio diplomático y paleográfico de todos los documentos ansurianos conocidos hasta la fecha, que constituirá, sin duda, una de las principales contribuciones al conocimiento de la figura de don Pedro Ansúrez en este IX centenario que ahora se celebra.

El catálogo tiene un precio de venta al público de 18 euros (a la venta en librerías y en el Archivo Municipal).

Breve reseña histórica. Una vida de leyenda

Se desconoce el lugar de nacimiento de Pedro Ansúrez en 1037​. Miembro del linaje de los Banu Gómez, familia documentada desde el siglo X en el norte de Palencia y en Liébana, era hijo del magnate Ansur Díaz y de su primera esposa cuyo nombre se desconoce.

Fotografía: Martínezld

Desde muy joven se relacionó con el niño que luego se convertiría en Alfonso VI de León. Bien porque a su padre, Ansur Díaz, le hubiera sido confiada la educación como caballero del futuro rey y este pasara largas temporadas durante su juventud en las tierras del noble junto con sus hijos, entre ellos Pedro Ansúrez, como dicen algunos autores, o quizás en sus estancias en la ciudad de León, capital del reino, donde sus padres edificaron y habitaron un palacio.

Fotografía: Martínezld

Quizás como consecuencia de esta relación se convirtió en uno de los magnates más destacados del Reino de León en cuanto Alfonso accede al trono tras la muerte de su padre. Ya en 1067 ostentaba el cargo de mayordomo real. Investido con la dignidad condal hacia 1068, cuando confirmó un documento del rey Alfonso VI como Petrus Assuriz, le fueron encomendadas varias tenencias que gobernó por mandato del rey, entre ellas Carrión (desde 1074), San Román de Entrepeñas (1077)—tenencia compartida con su hermano Diego—así como Saldaña.

Fotografía: Martínezld

A partir de 1084, también gobernaba Zamora y Toro, y desde 1101 la de Liébana.​ Al volver al Reino de León después de permanecer en el condado de Urgel tras la muerte de su yerno el conde Armengol, volvió a gobernar desde diciembre de 1109 hasta su muerte Carrión, Saldaña y San Román.

En 1113 el rey leonés le encomendó el gobierno de las plazas de Melgar, Simancas y Cabezón, además de Torremormojón poco antes de su muerte.

Fotografía: Martínezld

Como consecuencia de su preeminente posición en la corte, y a pesar de pertenecer a una rama secundaria de la familia, Pedro asumió la jefatura de la casa de los Banu Gómez tras la muerte de su tío Gómez Díaz II, conde en Carrión y Saldaña. Esta rápida ascensión social estuvo a punto de ser truncada cuando los Banu Gómez y Pedro Ansúrez fueron derrotados junto a Alfonso VI en la batalla de Golpejera librada en un paraje próximo a Carrión por Sancho II de Castilla.

Como consecuencia de este enfrentamiento Alfonso fue destronado y desterrado y se acogió a la protección del rey de la taifa de Toledo. Pedro Ansúrez y sus hermanos Fernando y Gonzalo le acompañaron en 1072 a su destierro.

Fotografía: Martínezld

Desde Toledo es probable que tuvieran un papel destacado en su regreso y proclamación como rey después de la muerte de su hermano Sancho en Zamora. Tras la vuelta de Toledo y como miembro destacado del bando triunfador obtuvo diversos beneficios concedidos por Alfonso VI.

En 1074 Alfonso le envío como embajador ante el rey de la taifa de Granada para reclamar el pago de las parias pendientes. Ante la respuesta negativa de este y en alianza con el rey de la taifa de Sevilla erigió una fortaleza en Belillos junto al actual río del mismo nombre y a medio camino entre Alcalá la Real y Granada. Desde ella las tropas sevillanas y leonesas acosaron Granada.

Fotografía: Martínezld

Más tarde el rey le confió la custodia y educación de su hija Urraca después de los esponsales de la joven infanta, la futura reina Urraca de León, con el conde Raimundo de Borgoña, hasta que alcanzara la edad para contraer matrimonio, lo cual tuvo lugar en 1095.

Coetáneo de El Cid se enfrentó a él y fue derrotado en Golpejera. Luego intervino en los sucesos de Zamora y la muerte del rey Sancho.

Fotografía: Martínezld

Confirmó como testigo la carta de arras que Rodrigo Díaz de Vivar otorgó a favor de su esposa Jimena Díaz. Mantuvo una posición de favor con Alfonso VI mientras que El Cid fue desterrado. Tan cercano a Alfonso VI estuvo Pedro Ansúrez como alejado El Cid. Parece que representaban bandos enfrentados del reino aunque no se reseña enemistad ni enfrentamiento personal entre ellos como ocurre en el caso de García Ordóñez.

Fotografía: Martínezld

Al enviudar su hija María de su marido el conde de Urgel, Armengol V —conocido como el «de Mollerusa» porque falleció el 14 de septiembre de 1102 combatiendo a los musulmanes en esa localidad— Pedro Ansúrez se trasladó al condado pirenaico como protector de su nieto menor de edad Armengol VI de Urgel. Allí vivió entre 1102 y 1108 y tomó parte activa junto con Ramón Berenguer III y Alfonso I de Aragón en la conquista de Balaguer. Allí también se convirtió, en virtud de los pactos alcanzados para conseguir su ayuda, en vasallo de estos monarcas.

Tras el desastre de la batalla de Uclés en 1108 y la muerte en ella del infante Sancho Alfónsez, su único heredero varón, Alfonso VI concertó el matrimonio de su hija y heredera Urraca I con rey Alfonso I el Batallador.

Fotografía: Martínezld

Poco después de fallecer el monarca leonés, se celebró el enlace en 1109 en el castillo de Monzón de Campos (Palencia), cuya tenencia estaba en manos de Pedro Ansúrez que ejerció de padrino.

Muy probablemente el conde Pedro, que había sido ayo de la infanta y que en su etapa de Urgel se había convertido en vasallo del rey de Aragón, aconsejara y promoviera este matrimonio que, además de fortalecer la situación del reino ante la amenaza almorávide, fortalecía su propia posición en la corte valiéndose de sus recientes amistades aragonesas.

Fotografía: Martínezld

Este matrimonio no funcionó, sin embargo, debido a la oposición de parte de la nobleza, sobre todo la gallega, del clero cluniacense y por la actitud de la propia reina, mujer de fuerte personalidad. Cuando el Papa amenazó con excomulgar a los cónyuges en caso de permanecer juntos debido a su parentesco, Alfonso repudió a Urraca.

En los conflictos derivados de este matrimonio el conde se encontró en una situación comprometida para conciliar su lealtad a Alfonso I el Batallador con la que le debía a Urraca y al Reino de León. Según cierta tradición, para salvar en último extremo esta contradicción y su honor, haciendo alarde de valor, se presentó ante Alfonso I a lomos de un caballo blanco, vestido de rojo y con una soga anudada al cuello ofreciéndole que disponga de su vida. El rey le perdona y las crónicas ensalzan su valor.

Fotografía: Martínezld

Su última aparición en la documentación medieval fue el 9 de diciembre de 1117 cuando, junto con su esposa Elvira Sánchez, donó al monasterio de San Isidro de Dueñas, la mitad de una heredad en Valhenoso, en territorio de Trigueros, por el remedio de su alma y la de su difunta esposa la condesa Eylo.

Fotografía: Martínezld

En 1101 el conde y su esposa habían redactado una carta de profiliación por la que cedían sus cuerpos y almas al monasterio de Sahagún. Allí decidió enterrarse su señor Alfonso VI y allí también enterraron ambos cónyuges a su hijo Pedro. Sin embargo es muy probable que Pedro Ansúrez fuera enterrado en la colegiata de Santa María la Mayor. Cuando este edificio fue destruido para levantar la catedral de Valladolid, sus restos fueron trasladados a esta donde se puede ver su sepulcro en uno de los lados de la capilla del ábside de la nave del Evangelio.

Falleció el 9 de septiembre de 1119 siendo enterrado en su Catedral, lugar dónde hoy en día puede verse su sepulcro.

Se le considera tradicionalmente el fundador de Valladolid

Tradicionalmente la ciudad de Valladolid ha considerado siempre a Pedro Ansúrez como su fundador. En su Plaza Mayor una estatua exenta de cuerpo entero le rinde homenaje y el salón de recepciones del ayuntamiento esta presidido por un retrato suyo, probablemente idealizado.

Fotografía: Martínezld

Sin embargo, ante la evidencia de la existencia de un núcleo de población anterior a su presencia en la zona, la mayoría de los historiadores se refieren al conde actualmente como «repoblador» de Valladolid. Quizás lo más correcto sea afirmar que fue el primer «dominus villae» de la población, por lo menos el primero del que tenemos conocimiento.

No sabemos desde cuando exactamente intervino el conde en Valladolid aunque es muy posible que lo hiciera después del exilio toledano de 1072. El dominio o señorío de Valladolid puede ser una de las prebendas que le otorgó Alfonso VI cuando fue entronizado de nuevo como rey de León y ahora también de Castilla tras la muerte de su hermano Sancho.

Fotografía: Martínezld

En ese momento Pedro Ansúrez poseía, entre otras, las tenencias de Carrión y Saldaña, pero esos territorios estaban muy vinculados a otros miembros de la familia Banu Gómez. Valladolid era un territorio de reciente y escasa repoblación no vinculado hasta entonces a ninguna gran familia de magnates. Puede ser por esto que el conde lo eligió como centro de sus actividades.

En torno a 1080 fundó la Colegiata de Santa María la Mayor (Valladolid) e inicio su construcción. En 1095 se celebró en Valladolid una ceremonia solemne para consagrarla a la que asistieron Alfonso VI de León y los nobles más importantes de su reino. Este fue seguramente el momento cumbre del ascendente político de Pedro Ansúrez.

Fotografía: Martínezld

El diploma otorgado con motivo de esa consagración en el que Pedro Ansurez y su esposa Eylo Alfonso dotaron generosamente a la nueva colegiata es el primer documento que nos informa sobre la existencia de dos edificios religiosos anteriores en Valladolid, uno de ellos situado en la actual plaza de San Miguel y dedicado a Pelayo (mártir) y otro en la actual calle de la encarnación dedicado a Julián de Toledo. Ambos son santos cuyo culto es frecuente en las comunidades mozárabes. También nos informa de la existencia de un Concejo municipal.

En esa escritura los condes dotaron a la colegiata con un barrio entero y otros bienes inmuebles en la villa, además de la propiedad de las dos iglesias existentes en ese momento y de todas las que posteriormente se levantaren. Además facultaron a su abad para repoblar la zona sur este de la villa allende el Esgueva.

La tradición dice que el conde Pedro, además de la colegiata, hizo construir un palacio para él y su esposa, un hospital, un puente sobre el río Pisuerga (puente mayor), y la Iglesia de Santa María La Antigua

En cuanto esta última no tenemos documentación hasta 1177, mucho después de la muerte de Pedro. El término “antigua” al que muchos autores han atribuido su precedencia en el tiempo a la construcción de la colegiata es en realidad una Advocación mariana.

Fotografía: Martínezld

Al Hospital de Esgueva, en la calle del mismo nombre de Valladolid y ya desaparecido, se le atribuía haber sido el antiguo palacio construido por el conde pero no hay constancia documental de ello.

En cuanto al puente de tiempos del conde, si se construyó debió ser de madera y solo posteriormente fue construido el de piedra.

Aunque los contornos jurídicos concretos del señorío del conde sobre la villa de Valladolid son objeto de debate lo cierto es que actuó como dominus villae en numerosas ocasiones y como tal fue citado.

Fotografía: Martínezld

Las disposiciones de la escritura de dotación de la colegiata presuponen un amplio dominio sobre la plaza bien sea como lugarteniente real o a titulo de propiedad señorial. Ese dominio tiene un alcance hereditario y será ejercido a la muerte del conde por su yerno Armengol VI de Urgel que lo recibe como dote de su esposa, hija de Pedro Ansúrez.

Es a partir del señorío de Pedro Ansúrez cuando la villa inició su despegue lo que justifica que a todos los efectos se le considere su fundador a pesar de no serlo en sentido estricto.

Fecha de inicio: 27-11-2018

Fecha fín: 30-05-2019

Lugar: Archivo Municipal de Valladolid
Calle Santo Domingo de Guzmán, 8
Valladolid
Lunes Martes Miércoles Jueves: De 11:00 a 14:00
Viernes: De 11:00 a 14:00 y de 19:00 a 21:00
Sábado: De 12:00 a 14:00

Precio: entrada libre

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.