Versión clásica

¿Qué sabemos sobre la posible transmisión de COVID-19 al tirar de la cadena antes de cerrar la tapa del inodoro?

Os habéis preguntado si es cierto que si, al ir al servicio, tiramos de la cadena sin cerrar primero la tapa del váter, es posible que se cree «una nube de partículas» que pueden tener el coronavirus y que, por lo tanto, podríamos contagiarnos. Vayamos por partes.

.

En primer lugar, sí que es cierto que el nuevo coronavirus puede transmitirse por vía fecal. «Varios estudios apuntan a la posibilidad de transmisión fecal del virus, dado que en varios pacientes positivos en PCR para SARS-CoV-2 se han encontrado restos de material genético del mismo en muestras fecales», explica a Maldita Ciencia Gonzalo Mercado Vico, biotecnólogo con experiencia en investigación biomédica y maldito que nos ha prestado sus superpoderes.

De hecho, en este estudio publicado en la revista científica Nature Medicine, realizado recientemente en China con diez pacientes leves, se vio que en ocho de ellos este material genético se encontraba en muestras fecales, incluso cuando no había ni rastro de él en las nasofaríngeas.

Sin embargo, Mercado llama a la calma y aclara que este hecho no tiene por qué alarmarnos. «La transmisión más común que todos conocemos (por las pequeñas partículas que emitimos al respirar o hablar) en principio, es bastante más probable de producirse que la fecal», explica.

Pero vamos más allá, ¿qué sucede si tiramos de la cadena sin haber cerrado la tapa previamente? Como ya señalaba Mercado en este artículo, cuando se tira de la cadena, se produce un fenómeno conocido como ‘toilet plume‘, es decir, la dispersión de microorganismos como consecuencia del movimiento de agua. «Sin embargo, es fácil prevenirlo, simplemente cerrando la tapa», propone el experto.

Por su parte, Esther Samper, médica y divulgadora, también ha advertido en su cuenta de Twitter sobre este fenómeno haciendo hincapié en que, si no bajamos la tapa antes de tirar de la cadena, «unos hermosos aerosoles con bacterias, virus (no solo el SARS-CoV-2) y otros microbichos se libera y depositan en los alrededores».

En los baños públicos es muy importante fomentar el uso adecuado por los usuarios

Parece, por otro lado, que si hablamos de nuestro baño, del que tenemos en casa, nos confiamos más pero, ¿y los baños públicos? Según la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas), estos deben permanecer abiertos como otra medida higiénica más y subraya que deben someterse periódicamente a limpieza, desinfección y retirada de los residuos que se generen. La limpieza debe hacerse “con agua y jabón o un detergente neutro y después con una desinfección con lejía al 1% es suficiente”.

¿Cada cuánto tiempo? “Depende del aforo. Lo ideal sería antes y después de su uso, pero dada la complejidad de esta recomendación hay que fomentar el uso adecuado por los usuarios, que deben dejarlos tan limpios como los encontraron”, responde la Sespas.

Además, aparte de tirar de la cadena con la tapa bajada, Mercado recuerda los consejos habituales y que ya conocemos: lavarnos las manos antes de salir del lavabo, evitar tener contacto con aparatos de uso excesivamente común, como secadores de manos y, por parte del local (en caso de baños públicos), una limpieza con lejía más regular que en condiciones normales.

 

Publicado originalmente en Maldita.es. Sección realizada en colaboración con Maldita.es.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.