Versión clásica

Un año más el Barrio de Santa Marina la Real de León cumplió con la tradición de enramar a Don Pelayo

Este fin de semana las fiestas patronales del Barrio de Santa Marina la Real, llegan a su punto álgido con el tradicional enramado de don Pelayo en Puerta Castillo celebrado ayer y la recreación de la coronación de Alfonso V de León que se celebra hoy en la plaza de la Catedral.

Fotografía: E.Toral

Ayer viernes 20 de julio tuvo lugar el tradicional enramado de Pelayo con un espectacular ramo de 15 metros que se instaló en la estatua de don Pelayo, en Puerta Castillo.

A las 20.00 horas partía el cortejo de la plaza de Santa Marina la Real portando el largo ramo diversos vecinos del barrio para llevarlo a lo alto de Puerta Castillo o Puerta de Conde, en dónde se produce el tradicional enramado. El cortejo iba precedido por el grupo de bailes tradicionales: “Barandal”

Fotografía: E.Toral

Previo al enramado tuvo lugar el pregón de las fiestas a cargo del Presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos Rey Ordoño, Javier García Argüello. Seguidamente hubo un lectura de versos satíricos a cargo del profesor Hermenegildo López, y la actuación del grupo de bailes tradicionales: “Barandal”.

Con la ayuda de una grúa municipal se procedió a subir el enramado hasta la estatua de don Pelayo que preside esta entrada a la Ciudad. Finalizó el acto como manda la tradición con el reparto de mazapán y mistela.

Fotografía: E.Toral

Cabe señalar que este enramado es uno de los dos que perviven en la ciudad. El otro es el enramado de la capilla del Cristo de la Victoria que se realiza con motivo de la festividad de San Juan.

 

Los versos satíricos

  • Buenas tardes D. Pelayo,
  • de nuevo estamos aquí;
  • casi los mismos de siempre…
  • En León somos así.

 

  • Fotografía: E.Toral

    Más a poco que se fije,

  • sin duda constatará
  • que una ya no está presente,
  • ¡cuánto se la echa a faltar!
  • Nos dicen que así es la vida,
  • puede que tengan razón,
  • mas qué terrible el vacío
  • cuando duele el corazón…

 

  • En resumen, don Pelayo
  • La vida no sigue igual
  • Ya lo diga Julio Iglesias
  • O algún otro mangarrián

 

  • Fotografía: E.Toral

    ¿Y de lo que le preocupa

  • que yo le pueda contar?
  • No está el horno para bollos,
  • la cosa pinta fatal…

 

  • Si usted viera los políticos,
  • esta clase sin igual,
  • andan más que alborotados;
  • nadie lo podrá negar

 

  • Uno porque es presidente
  • otro por no serlo ya;
  • el otro tiene gemelos,
  • menudas noches le dan…

 

  • Fotografía: E.Toral

    La Soraya y el Casado

  • parece que en gresca están.
  • Hoy se dirime la apuesta,
  • con pompa y solemnidad.
  • Y se preguntan algunos
  • ¿No se podrían gastar
  • esos euros empleados
  • en algo de utilidad?

 

  • Fotografía: E.Toral

    El Puigdemon se les pira

  • y hasta a Bélgica se va;
  • mas entrando en Alemania
  • le han trincado, voto a tal.
  • El juez pide que lo traigan,
  • no se aclaran los de allá
  • ¿le juzgan o no le juzgan?
  • Esto no da para más…

 

  • Fotografía: E.Toral

    Le ha sucedido un tal Torra,

  • a chiste le sonará,
  • pero el hombre está que trina
  • no le dan la “llibertá”
  • ni un referéndum pactado
  • y el prusés se va a estancar.
  • Se suben por las paredes
  • y votan que hay que votar.
  • Creo yo que la chaveta
  • deben tenerla oxidá

 

  • Fotografía: E.Toral

    Por aquí no comprendemos

  • a dónde van a llegar;
  • y el personal va pensando
  • si deberá cotizar,
  • pa que otro lleve la pasta,
  • si aquí no cae ni el jornal

 

  • Fotografía: E.Toral

    Las minas ya ni nombrarlas

  • los molinillos ni hablar;
  • que se lo digan a Vestas,
  • a China los llevarán,
  • y aquí cantando al falsete
  • en el paro estructural.

 

  • No hemos tenido verano,
  • todo el mes de temporal,
  • y los pantanos resecos
  • están desbordando ya
  • Algunos se ven felices;
  • sus tierras se regarán
  • y podrán embalsar agua
  • que se llevan sin pagar…

 

 

Fotografía: E.Toral

  • ¡Qué negra suerte la nuestra!
  • ¡Qué falta de pundonor!,
  • pues lo que a algunos les sobra
  • aquí lo querría yo.

 

  • Nuestro León se nos muere,
  • se muere sin remisión
  • y no vemos que la gente
  • le preste mucha atención.
  • Menos mal que la tu espada
  • no es de acero, es de latón,
  • pues seguro la usarías
  • para dar un coscorrón
  • a ciertas mentes preclaras,
  • muy a gusto en su sillón,
  • sin hacer que nada cambie;
  • siguen tocando el violón.

 

  • Fotografía: E.Toral

    Por hoy se acabó la rima

  • No le quiero incomodar
  • Siga protegiendo al barrio
  • Y con él a la ciudad
  • Gracias pues señor Pelayo
  • Y hasta otro año no más.

 

El Pregón de Santa Marina La Real 2018

En primer lugar daros las gracias a todas las personas que habéis decidido dedicar un poco de vuestro tiempo a disfrutar con todos nosotros las fiestas del barrio de Santa Marina, que con tanta ilusión, dedicación y recursos limitados ha organizado la comisión designada al efecto.

Para mí supone un honor el haber sido designado pregonero del insigne barrio de Santa Marina, teniendo en cuenta el largo elenco de personas que en ediciones anteriores me han precedido y la calidad de las mismas. Comparto, pues este título, con escritores como Paco Pérez Herrero en 1982, el catedrático Nicolás Miñambres en 2005, políticos, cronistas como Maxi Cayón e investigadores como Héctor Luis Suárez Pérez o el anterior presidente de la Federación “Rey Ordoño”, Jorge Díez el pasado año.

Fotografía: E.Toral

En mi caso, existe una vinculación personal con el barrio y entorno de Santa Marina, que tiene su origen cuando con 2 años, mi madre decide enviarme al colegio Ponce de León. Desde ese momento y hasta cumplir 13 años el trasiego desde mi casa primeramente en la Calle Renueva y posteriormente en el Barrio de las Ventas, se desarrolló en este barrio.

Como dije, una parte de mi niñez tiene como telón de fondo la iglesia de Santa Marina la Real y su barrio. En el primer caso la iglesia hacía las veces de capilla del colegio, a donde nos llevaban a misa al menos dos veces en el curso. En el segundo supuesto muchos han sido los momentos de juego en sus calles a la salida del colegio, además de ser partícipe en lo cotidiano de Santa Marina, que por entonces, tenía una gran vida, tanto comercial como residencial. Había vida en las calles, gente que iba de un lado a otro y que compraba en el numeroso elenco de establecimientos comerciales. Recuerdo las dos carbonerías que había, en Serranos y santa marina, a donde iba con mi madre a comprar carbón para atizar en la cocina económica que teníamos en casa. La mercería ahí enfrente, donde íbamos a echar la quiniela cada semana, al lado la zapatería, y un poco más adelante la tienda de comestibles de Benavides, donde ciertamente lo que más me llamaba la atención era la máquina expendedora de chicles y chucherías que tenía en la fachada y a la cual íbamos los niños al salir del colegio. Míticos para nosotros, como es lógico, eran los kioscos de Mariano y Rosenda, uno para comprar cromos, peonzas y cambiar tebeos y el otro para comprar gominolas, sin pararme a enumerar la gran lista de tiendas que mostraban a nuestro querido barrio de Santa Marina su cara más humana y agradable.

Fotografía: E.Toral

El comienzo de los estudios de bachiller en el instituto de La Palomera, me separó durante un largo espacio de tiempo del barrio de Santa Marina, pero a pesar de todo, junto a mis amigos de colegio, siempre estábamos recordando nuestros felices años de estancia en el “Ponce” y el corretear por las calles.

Sería en 1992, cuando de nuevo, retomo el contacto perdido con el barrio y parroquia de Santa Marina la Real, al entrar en contacto con la recién creada Cofradía del Santo Cristo del Desenclavo, en la cual entraría como hermano tres años después. Años más tarde tomé la decisión de involucrarme más en la penitencial de púrpura y negro siendo su Secretario y con ello en 2004, para tomar posesión como hermano mayor en 2004 y hasta la actualidad.

Y así, casi sin darme cuenta me he visto envuelto en la vida del barrio y parroquia de Santa Marina la Real y con ello, formando parte de ellos y llevando su nombre a todos los lugares y eventos en donde se ha requerido mi presencia. Y desde luego siempre con todas las palabras: SANTA MARINA LA REAL, nunca Barrio Romántico, acepción que queda reservada únicamente para la zona de vinos. Y buena explicación de los dos nombres la ha dado nuestro mozo del barrio y pregonero de 2016, Héctor Luis, en un artículo suyo del miércoles en el Diario de León,

Fotografía: E.Toral

Desde ni cargo como representante máximo de la penitencial del Desenclavo he tratado de  intensificar la relación con la parroquia y el barrio para intentar dinamizarlos en la medida de lo posible, siendo además reivindicativos con las distintas administraciones públicas para intentar conseguir que nuestro barrio esté lo más agradable y habitado posible. Todo ello siempre apoyado en otras dos personas que vienen desempeñando una gran labor: D. Félix Alvarado Canal, nuestro párroco y de Hermenegildo López González, que en su calidad de presidente de la asociación de vecinos del barrio, además de ser un gran luchador por conseguir siempre lo mejor para nuestro barrio, ha sido el encargado de retomar y organizar unas fiestas estivales que siempre fueron un referente en la ciudad.

Y ahí hemos estado durante los últimos 14 años, colaborando en el desarrollo de las fiestas y participando en todo lo que se me ha pedido.  

Atrás quedan aquellas fiestas lejanas organizadas por los mozos del barrio, que trepaban por la muralla hasta culminar el Arco de Puerta Castillo y colocar el ramo al Pelayo. La procesión con el mazapán gigante que partiendo del corralón de San Alvito, recorría las calles del barrio saliendo incluso fuera de los límites de la muralla, la tradicional hoguera, la chocolatada, los juegos populares  y hasta una Ronda Lírico-sentimental por las viejas rúas,….. todo eso ya queda en la memoria de nuestro barrio y forma parte de la historia de nuestra ciudad.

Fotografía: E.Toral

El programa festivo de los últimos años se ha visto renovado, ganando en imaginación y sobre todo en ilusión y desde luego, si no se ha hecho más es por la escasez de recursos, humanos en algún caso y económicos en otros. Se recuperó el enramado del Pelayo, sustituyendo la subida a la muralla por el camión municipal del alumbrado que ha contribuido a mejorar, sin duda, la seguridad en la colocación del motivo vegetal al hermano y mozo del barrio Fernando Caballero. Además, aunque sea de otra manera y sin procesión, se ha recuperado también la costumbre de compartir el mazapán con el vecindario, regado con un culín de mistela.

Años atrás incluso, la propia organización montaba una tasca en la Plaza Santo Martino, con su correspondiente verbena hasta altas horas de la noche, con bollo preñao incluido, y en donde algunos estábamos, como Camino, David, Omar y otros amigos y hermanos del Desenclavo quedábamos incluso hasta más allá de la propia hora de cierre.

Fotografía: E.Toral

En estos años hemos tenido la visita de los gigantes y cabezudos, exhibiciones de flamenco, cortadores de jamón, conciertos de música y un recital poético medieval, por las calles del barrio, allá por el año 2001 y que hoy ya se ha consolidado como un evento de cierta relevancia dentro de la agenda cultural de nuestra ciudad, culminando en los últimos años en una teatralización de la coronación del rey Alfonso V.

Fueron años francamente muy buenos. De todos ellos, recuerdo uno de forma especial en que vi cumplido uno de mis sueños: vestirme y ponerme un cabezudo para desfilar en la mañana del sábado por las calles del barrio. Me gustó tanto la experiencia que aquel mismo día por la noche con la última canción de la verbena, decidimos sacar dos cabezudos que teníamos custodiados en la casa de las obreras de Jesús, que cedían gentilmente para guardar todo lo relativo a la fiesta y nos decidimos a bailar con ellos en la verbena.

Fotografía: E.Toral

No quiero concluir mi intervención sin tener una mención especial para una persona que, sin duda, ha sido una de las promotoras de las fiestas de nuestro barrio en los últimos años, “alma máter” de los recitales poético-medievales y que este año por desgracia no se encuentra entre nosotros físicamente: Mari Luz Santos. Nos vimos la última vez, precisamente en las fiestas de Santa Marina de 2017. Mi recuerdo y mi cariño para ella, con la que compartí muchos buenos momentos, hablando y comentando de casi todo en aquellas tardes de invierno, cuando se afanaba en confeccionar nuevos trajes para añadir a la estupenda colección de atavíos medievales que tiene la asociación cultural “Trovador Leonés”. Este año, Mari Luz, no estás ahí sentada como otras veces, nos estás contemplando desde el cielo y desde luego compartiendo las fiestas de 2018 con todos nosotros.

VECINOS Y AMIGOS, A DISFRUTAR DE LAS FIESTAS DE NUESTRO QUERIDO BARRIO DE SANTA MARINA, LA GENTE MÁS FINA, QUE HABITA EN LEÓN.

VIVA SANTA MARINA Y VIVA LEÓN.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.