Versión clásica

Este mes te invitamos a visitar: Las Casas del Conde (Salamanca)

Las Casas del Conde se encuentra ubicado en la provincia de Salamanca, integrada dentro de la comarca de la Sierra de Francia y perteneciendo al partido judicial de Ciudad Rodrigo y a la Mancomunidad Sierra de Francia.

Como la mayoría de los pueblos de la comarca, Las Casas del Conde nace a la historia durante la repoblación cristiana, iniciada en tiempos de Alfonso VI de León (1065-1109) en manos de su yerno, el conde Raimundo de Borgoña. Como las guerras de los musulmanes continuaban amenazando la España cristiana, Alfonso IX de León intensifica la actividad repobladora y fortifica esta zona, perteneciente al Reino de León y que es frontera tanto con los musulmanes como con el Reino de Castilla. Tal y como se desprende de la procedencia de su nombre, pronto el municipio pasa a formar parte de la jurisdicción del Conde de Miranda del Castañar, con la dependencia económica que ello supone, debido al establecimiento de las rentas feudales, aplicadas a todos los bienes económicos y materiales de los vecinos. Un freno importante para el desarrollo del pueblo, hasta que en 1757, el Rey otorga el título de villa a Las Casas del Conde, adjudicándole gran parte del terreno de El Cabaco, Nava de Francia y El Casarito.

Este reparto originó el inicio de un larguísimo pleito entre Las Casas y El Cabaco, en el que no faltaron peleas, intentos de asesinato y hasta la presencia de soldados, enviados por el gobernador del distrito, que vivía en Ciudad Rodrigo.

Fotografía: Jarama. Wikipedia

Algunos autores relatan que los de Las Casas del Conde, más agresivos por su condición de serranos, hirieron, acuchillaron y hasta dejaron gravísimamente mal parados a varios vecinos de El Cabaco. En 1763 se falló la causa a favor de los cabaqueños, quienes recuperaron sus montes comunales. Las actas completas de este pleito ocupan nada menos que 1720 páginas manuscritas en folio y la sentencia se contiene en otro tomo de 180 páginas.

Años antes, los vecinos de Las Casas también tuvieron serias disputas con Mogarraz, por la explotación de la dehesa de Santa Coloma. En 1672 hubo un muerto y varios heridos en una reyerta, lo que desencadenó una época de mayor entendimiento, y al año siguiente se firmaron las paces, pagando Mogarraz 14300 reales por la dehesa. Sin embargo, los pleitos continúan a lo largo de los años por problemas de aprovechamiento de árboles secos sin fruto, podas, costas, entresacas, etc, dando lugar a la sentencia de la Real Chancillería de Valladolid, ejecutoria del 28 de febrero de 1738, en referencia a los parajes del monte de Peñalvo, ya regulados en las ordenanzas del tercer conde de Miranda, y a los predios hacia San Blas y las inmediaciones del río Francia.

Con apenas 80 habitantes en 2008, tiene el encanto de la quietud del pueblo auténtico y el privilegio de un emplazamiento colgado a media ladera sobre el encajado valle del río Francia, que le convierte en un espectacular mirador de la Sierra.

Las Casas del Conde consta de dos barrios: el Viejo y el Nuevo, entre los que cruza un arroyo y se encuentran comunicados por un puente. Tal y como queda reflejado en los archivos eclesiásticos, su primer nombre fue Las Casas del Sapo, pasando posteriormente a llamarse Villanueva de las Casas y definitivamente, Las Casas del Conde.

Fotografía: Turismo Sierra de Francia

El pueblo se extiende de forma alargada paralelo a la carretera hasta el núcleo de la plaza, donde está el barrio nuevo, en contraposición con el pequeño barrio de abajo que forman las casas de la fuente hacia abajo en dirección a Mogarraz. Algunas conservan el estilo propio de la arquitectura serrana, con apacibles rincones para el deleite del visitante, pero todas miran absortas la frondosa vegetación que tapizan estas montañas entre las que discurren, semi ocultas al fondo, las cristalinas aguas del río cuyo frescor se convierte en un gran activo en verano. Junto al puente de la carretera de Mogarraz se encuentra la zona recreativa «Peñalvo» que cuenta con fuente, merendero y zona de baño en el río entre alisos y castaños.

Además de las casas, las plazas y las calles a las que ellas dan, constituyen la fisonomía de la arquitectura popular serrana. Tanto las unas como las otras están empedradas con piedras de granito, lo que otorga su personalidad a estos espacios; en ocasiones, grandes lanchas graníticas forman verdaderas roderas en calles principales. No faltan, en los más diversos rincones, cruceros de piedra elevados a veces y circuidos por unas escalerillas de granito. Estos forman parte de un viacrucis que culmina en una preciosa representación del calvario con tres cruces donde la central lleva grabados los instrumentos de la pasión de Cristo: los clavos, las tenazas, el látigo… Otro elemento con el que nos encontramos son las fuentes, que manan por sus caños de continuo y que otorgan al fluir del tiempo ese sonido regular y monótono. Rumor de fuentes, tan característico de la Sierra de Francia.

Fotografía: Turismo Sierra de Francia

Y balcones cubiertos por tiestos y macetas cuando llega el buen tiempo; geranios con los diversos tonos del rojo y con el blanco y el verde, que dan vivacidad a las calles y plazas. Dentro de este urbanismo, tienen especial importancia el soportal, presente en algunas plazas sobre todo, como cobijo y recinto de intimidad.

Y los pasadizos cubiertos. Y los rincones escondidos y que parecen no existir. ¿Y los poyos? Son bloques de granito, adheridos a la fachada de la planta baja de cada casa, donde las gentes se sientan a tomar el fresco y el aire durante el buen tiempo y donde cosen las mujeres en las largas tardes de verano. Contribuyen a formar estampas muy serranas, que aún se conservan muy vivas. Todos estos elementos constituyen una invitación para un demorado recorrido en el que el viajero irá llenando de continuas sorpresas sus ojos, si está dispuesto a dejarse cautivar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.