Versión clásica

Una escapada a Oporto

Llegado el mes de septiembre y Oporto se convierte en un destino turístico muy apetecible. Aunque durante los meses de julio y agosto no es una ciudad excesivamente agobiante en cuanto al número de visitantes, septiembre se convierte en un mes propicio para visitar la ciudad y perderse por sus calles.

Oporto

Fotografía: Julio Herreros

.

En una ciudad con una luminosidad especial, con un tono melancólico y nostálgico cuando va cayendo la tarde, oscurece y se encienden las farolas, proyectan una luz tenue propia de algunas películas; los azulejos en los edificios contribuyen a incrementar ese toque decadente que presenta la ciudad.

Oporto

Fotografía: Julio Herreros

Con una población sencilla y amable, dispuesta a solucionar cualquier tipo de duda que te pueda surgir, la semejanza del idioma propicia el acercamiento y colaboración.

Oporto

Fotografía: Julio Herreros

Además, se puede comer en muchos restaurantes por un precio asequible. Uno de los platos que no nos podemos perder, típico de Oporto, es la francesinha, una especie de sándwich que tiene casi de todo, debilidad para las personas con mucho apetito y sin problemas de estómago; sólo apto para valientes.

Oporto

Fotografía: Julio Herreros

Por otra parte, y para bajar la francesinha, la ciudad presenta en sus calles desniveles considerables, así que, si queremos patearla, deberemos tener un tono físico aceptable y, en el caso de que no sea así, siempre se puede utilizar el transporte público y su curioso tranvía.

Aun así, se trata de la segunda ciudad más importante del país, pero se puede visitar perfectamente en un par de días, pues tiene un número de habitantes similar a Oviedo.

oporto

Fotografía: Martínezld

Como en cualquier ciudad, hay visitas que son obligatorias, como la estación de São Bento, cuyo primer tren llegó a finales del siglo XIX pero no fue inaugurada hasta principios del siglo XX.

La estación presenta diversas escenas en la pared realizadas con azulejos, entre las que podemos destacar la escena en la que Egas Moniz le da su palabra al rey leonés Alfonso VII de mantener la fidelidad de Portugal al Reino de León.

Oporto

Fotografía: Julio Herreros

Ahora bien, sobre un imponente río Duero se erige el nervudo y anguloso puente Dom Luis I, realizado por un discípulo de Gustavo Eiffel, que nos llevará a la zona de Gaia donde podremos pasear en barco, ir a la playa, visitar algunas bodegas, degustar sus caldos, comer en un mercado cerrado e incluso tomar un café en algún local especial, en el que ofrecen múltiples variedades de café elaborados de varias formas.

Oporto

Fotografía: Julio Herreros

Otro lugar de visita obligada es la catedral del siglo XII, azulejada en algunos tramos, desde donde se disfrutan de unas vistas espectaculares al río Duero.

Oporto

Fotografía: Julio Herreros

Se encuentra, por cierto, muy próxima a la Plaza de la Libertad en el centro de la ciudad, donde se encuentra la Cámara Municipal, o lo que nosotros llamamos ayuntamiento, en la Avenida dos Aliados, precedida por la estatua dedicada al escritor portugués Almeida Garrett.

Y para que el viaje no sea exclusivamente cultural, podemos dar un paseo por la calle Santa Catarina, en la que podemos visitar algún centro comercial, degustar un helado o tomar un café en el conocido Majestic, siempre a rebosar de unos clientes que, temprano, se sientan, café en mano, y miran el cambiante cielo hasta vaciar su taza y seguir caminando.

 

oporto

Fotografía: Martínezld

Texto y fotografía: Julio Herreros Ropero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.