Versión clásica

Los mercados de Navidad en Alsacia

Desde el 23 de noviembre, Alsacia inicia las fiestas navideñas con la apertura de sus famosos mercados. La oportunidad de (re)descubrir la región y sus tradiciones en un entorno mágico.

Los aromas especiados y dulces, los villancicos, las luces y las decoraciones que brillan por la noche… Cada año, a medida que se acerca la Navidad, las ciudades y pueblos de Alsacia se visten con sus trajes de fiesta. Y las fiestas comienzan a finales de noviembre y continúan hasta finales de año, con la instalación de los mercados navideños.

Bredele, pan de especias y bretzels

En 2018, es la ciudad de Estrasburgo quien inicia las fiestas el 23 de noviembre con la apertura de sus mercados de Navidad, que se instalan en varias plazas y calles principales de la ciudad con sus pequeños chalets de madera.

Fotografía: Turismo de Estrasburgo

La gente se apresura a probar el Bredele, el pan de especias, los bretzels y otros productos artesanales o a comprar algo para decorar el árbol de Navidad y su casa. Y para una Navidad solidaria y responsable, diríjete al mercado “OFF”, plaza Grimmeisser, en el barrio de La Petite France, donde se practica el reciclaje y el intercambio.

Más allá de Estrasburgo, toda Alsacia vive al ritmo de los mercados navideños de diciembre, empezando por Colmar y sus seis mercados temáticos, incluyendo uno dedicado a los sabores gourmet con la presencia de 9 chefs. En Riquewihr, se puede pasear por los pasillos de un mercado tradicional, donde destacan los artesanos de Barr y en los productos locales de Bouxwiller. Y para un viaje en el tiempo, rumbo a Ribeauvillé, donde el mercado de Navidad sumerge a sus visitantes en la Edad Media.

 

Mercadillos de Navidad de Colmar

Por todas partes, los escaparates y las casas decoradas se suceden en las calles y callejuelas llenas de animación donde se mezclan los olores a naranja y canela.

Fotografía: Turismo de Colmar

A la caída de la noche, un sutil juego de luces realza las innumerables riquezas arquitectónicas que van de la Edad Media al siglo XIX. Un sublime “recorrido de luz” conduce al paseante a descubrir cinco mercadillos de Navidad (Plaza des Dominicains, Plaza Jeanne d’Arc, Plaza de la Antigua Aduana, Plaza des 6 Montagnes Noires y Koïfhus), cada uno de ellos en un marco idílico y con su propia identidad.

 

Estrasburgo, capital de la Navidad

Verdadera tradición secular, el mercado de Navidad de Estrasburgo fue creado en 1750 y es el más antiguo de Francia y uno de los más antiguos de Europa.

Fotografía: Turismo de Estrasburgo/Christophe Hamm

Al principio, confinado alrededor de la catedral y de una duración de tres días, el mercado no ha dejado de crecer. Actualmente ocupa numerosas plazas de la ciudad y dura hasta el 30 de diciembre. Los mercados van acompañados de numerosas decoraciones e iluminaciones, entre ellas un abeto gigante en la plaza Kléber, que hace de Estrasburgo la “Capital de la Navidad”.

El mes de diciembre en Estrasburgo es ante todo un inmenso mercado de Navidad, que este año celebrará nada menos que su 446 edición. Sin lugar a duda, es el más antiguo de Francia.

Efectivamente, allá por el año 1570, bajo la influencia del protestantismo estrasburgués que luchaba contra las “extravagantes” tradiciones católicas que se vinculaban al nombre de los santos, el “Christkindelsmärik” (el “Mercado del Niño Jesús”) sustituye el mercado de San Nicolás.

El ambiente que reina en Estrasburgo en esta época del año es único. Sobre todo a últimas horas de la tarde, al caer la noche, la magia se apodera de todo, como si la ciudad, consciente de repente de la disminución máxima de las fuerzas del sol, compensara la ausencia de calor y de luz mediante un nuevo ardor: los escaparates brillan, las decoraciones engalanan las fachadas, los olores de especias y de canela evocan los recuerdos de la infancia y los villancicos resuenan dentro de las iglesias.

El Mercado de Navidad propiamente dicho se extiende por varias ciudades y plazas del centro de la ciudad, en particular, plaza Broglie y plaza de la Catedral. Varios centenares de comerciantes proponen al visitante originales regalos y objetos tradicionales para decorar su árbol de Navidad y su pesebre.

El visitante también podrá deleitarse con las diferentes especialidades: golosinas, vino caliente, buñuelos…

Y, para acabar de amenizar las fiestas navideñas, se planta un abeto gigante en la plaza Kléber, se organizan numerosos conciertos que permiten apreciar la belleza de la catedral y las iglesias de la ciudad y una multitud de animaciones permiten descubrir las ricas tradiciones alsacianas.

Fuente y más info: 

Fecha de inicio: 01-12-2018

Fecha fín: 26-12-2018

Lugar: estrasburgo
colmar
francia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.